inicio avatares letras webAvatares letras - Anuario de apuntes literarios y algo másstaffnumeros anteriores de Avatares letraslinks relacionadoscorreo lectores Avatares letras

 

 

 

 

Para consultas escribir a:
centroavatares
@yahoo.com.ar

Visitanos en:

facebook

 

 

Crítica literaria

Marta Rosa Mutti
escritora - periodista - editora
por Análisis / Crítica de obra
mitzmar@yahoo.com.ar

 

Reseña

 

PROYECTO MAMITAS

Mamás en un siglo de Súper Mujeres
Un libro de Victoria Lis Marino
Edit. Dunken / 2020

 

 

Sobre el libro adelanta su autora

Proyecto mamitas, Mamás en un siglo de súper mujeres
Este libro nace de la necesidad de conversar sobre aquello de lo que nadie nos habla, lo que nos pasa a muchas mujeres al momento de convertirnos en madres. Lo que desconocemos, los errores que cometemos, las posibilidades que se abren, nuestros cambios y frustraciones y sobre todo esa dualidad inmensa que separa nuestro ser individual del ser comunitario que nos lega la maternidad en un mundo capitalista. Las madres solemos sentirnos la mayor parte del tiempo fuera de lugar, no somos lo que Nadie espera de nosotras y eso pesa. La sociedad juzga con una vara demasiado alta que no existe en la vida real, pero que nos pone en un nivel de exigencia y autosuficiencia descomunal. No hay que ir a esos lugares comunes, hay que dejarse llevar por la intuición, escuchar la voz interior, volver a conectar con esas abuelas que llevamos dentro y ser sólo lo que podemos y realmente queremos ser. Sólo en la seguridad de nuestro ser podremos criar sin culpa, sin histeria, entendiendo que lo que pasa por nuestro canal, aquí y ahora es lo único que importa, somos superhéroes por lo que hacemos, si el mundo aún no lo sabe, tendremos el resto de la vida para hacérselo saber.
Espero que este libro te ayude a repensarte como mujer y a disfrutar más de tu maternidad, sabiendo, como dije bien al principio, que lo que te pasa a vos, le pasa a la inmensa mayoría. No hay recetas, hay conversaciones imperativas, hay nuevos espacios que priorizar, hay mucho amor para dar y defender. VLM

 

Aquí: El  CAPÍTULO 2 COMO AVANCE PARA QUIEN DESEE BUCEAR EN ESTA AVENTURA….

 

CAPÍTULO 2
Mamá… Querete, premiate, reconocete y perdonate

Estuve reflexionando mucho estos últimos meses, básicamente la pregunta era ¿Cómo pretende la sociedad que sean las nuevas madres? Digo, la mujer antes tenía el rol de proteger su hogar, de cuidar, nutrir y administrar. Con el ingreso al mercado laboral tuvo que dividir su ser en dos, seguir nutriendo y siendo el eje de la familia, mientras alcanzaba el éxito económico y el reconocimiento social en alguna carrera prestigiosa. La madre perfecta parecería ser la que combinaba el ser profesional con el ser maternal, sin importar el costo ni la irrealidad de la propuesta. Como bien sabemos, todos nos movemos por expectativas que construimos a partir de ideales en nuestras mentes, desde pequeña sabía que esta dualidad era inherente a la condición femenina: ¿Familia e hijos o trabajo y prestigio? que hasta que no ocurrió, no logré vislumbrar por completo. De repente un día me levanté después de amamantar a mi hermosa bebé de un año y 4 meses unas 10 veces por noche y dije ¿Qué estoy haciendo? Eran las 6 y media de la mañana y yo estaba temblando en la cocina con un café, rogándole a dios que la tomada de teta de las 7 a.m fuera salteada para poder cambiarme y llegar al trabajo medianamente presentable, al menos, peinada. En el medio, me siento mal, tengo colon irritable, producto del no dormir y querer jugar a la mujer maravilla, dos, tengo culpa: me voy a ir quizás sin verla despertar. ¿Es justo que mi hija tenga que despertarse con la niñera? ¿Por qué no puedo estar con ella, si puedo reducir mi economía y posponer mi trabajo? No es un tema de dinero, es el qué dirán, sumado a todos los comentarios sociales circundantes que básicamente celebran el concepto de ser madre de a ratos, con horarios, si no, uno se cansa. ¡Qué mal que estamos! Mi bebé, formando su carácter, su personalidad, y yo volviendo a casa después del trabajo, muerta, siguiendo con la guardia alta para jugar y crear con ella, e intentar suplantar eso que no pude hacer a la mañana. Voy al pediatra y me dicen, sea una mujer moderna ¿Cómo puede ser que su hija no tome ni una mamadera? “¡Tiene que cortar la lactancia, el vínculo se vicia por la secreción de oxitocina!”. Aquí es donde me planto. Mi cuerpo tiene leche, porque mi bebé necesita esa leche, sigo produciendo porque me es natural, ¿y por qué habría yo de cortar con eso que es natural porque hay que darles mamaderas y salir trabajar para usar el mismo sueldo para pagarle a la niñera? Estamos todos locos…. somos las grandes madres que se llenan la boca con fotos en las redes sociales y que no crían. Yo juego con mi hija, pinto, bailo, salto, le doy teta mil veces por día, le hago de comer, la nutro, la mimo, la llevo a la plaza y hasta a matronatación. Tengo un marido en el medio, obviamente, e intento estar ahí también, quedarme despierta cuando la nena duerme, un rato, sólo para compartir, para decir “hola” … voy a trabajar, soy profesora de historia y filosofía y periodista y así sigo, y encima tengo perros a quienes cuido como bebés. Es natural que yo no de más…. ¿Pero por qué no me es natural poder decir basta? ¿Por qué todos tienen derecho a criticarme y yo no; a defender mi rol? Porque la primera en hacer eso debo ser yo.
 Hace un tiempo, cuando mi hija tenía 1 año y 3 meses decidí tomarme una licencia laboral sin goce de sueldo para seguir estando con Ivana y sentirme más saludable. Dormir, sin comer casi, y con tantas responsabilidades el mundo se me hacía cuesta abajo, y opté por seguir a mi percepción e intuición que rara vez fallan: estar con mi hija.  No saben el miedo que me dio pedirla, miedo de decir la verdad, no puedo con todo…
Hay días que uno se levanta y piensa, no doy más, vivimos en tiempos difíciles en los que ser mamá parecería ser más un accesorio o un agregado a la vida de responsabilidades para la que nos preparan nuestros padres, que la esencia de nuestro ser. Hace 60 años atrás, si bien algunas mujeres trabajaban, la mayoría sabía que su meta en la vida era hacerse cargo del hogar, sus tareas y la crianza de los hijos, el rol de la mujer era ser mamá, esposa, ama de casa. La mujer aspiró a más y con eso llegó la modificación del sistema. Quiso tener un nombre propio en la marquesina, no ser la madre o la esposa o la hija de alguien y lo consiguió, hoy somos propias, tenemos trabajos propios, títulos y carreras propias, somos influencers, somos todo, pero seguimos siendo esposas, mamás, amas de casa. Eso hizo que nos sumaran más responsabilidades en vez de restar lo que a veces pesa, porque queremos ser wonder woman, estrellas en todo y nos damos cuenta de que no podemos, y sí, estamos cansadas.
Me levanto, estoy reventada, mi hija sigue tomando teta y duerme muy mal de noche, estoy de vacaciones pero sigo adelante, escribo en mis blogs, intentó estudiar si tengo tiempo, planeo desayunos, almuerzos, meriendas, cenas, juego, salto, canto, bailo, ordeno juguetes, ropa, me meto en el agua con mi hija, voy al súper, junto perros de la calle, los llevo al veterinario, los castro, los baño, seguimos jugando, vamos a jugar con amigos, vamos a la plaza, mimamos a papá, cenamos, nos bañamos con burbujas, tomamos mucha teta, vamos a dormir, queremos ver redes sociales, no dormimos nada, seguimos sin dormir, a levantarse otra vez... y eso que estoy de vacaciones.... Así es la vida de muchas.
¿Es que la sociedad nos está pidiendo cosas surrealistas? ¿En qué momento construimos ídolos de barro inalcanzables y nos pusimos metas obtusas? ¿Fue en la escuela, en la familia, dónde me enseñaron que tengo que ser un burro de carga? Y más aún. ¿Dónde me enseñaron que para ser mujer hay que poderlo todo? Y lo sigo porque encima eligieron mi nombre por uno de los personajes de la vieja serie Valle de Pasión.  Mi replanteo es este, me parece que estamos haciendo las cosas mal.  Muchos y la mayoría, trabajamos por necesidad, pero en este camino la palabra necesidad tiene demasiadas interpretaciones, la realidad es que en la crianza de nuestros pequeños radican los cambios del futuro y para eso necesitamos familias estables y madres muy presentes. ¿No sería mejor sentarnos a criar, parar un poco y volver a empezar? Mujeres, seamos más mujeres, démonos el lugar que nos corresponde, no queramos suplantarnos por mamaderas, botellas y nanas, son nuestros hijos, nuestros bebés, dos años que se van volando y una salud que no vuelve: DISFRUTEMOS. Hoy te dejo con esta mínima reflexión: ¿Qué hemos ganado en el paso del tiempo y qué estamos haciendo? ¿Y sí ser mujer cambió y estoy evaluándonos con los ojos del pasado, entonces en qué radica la felicidad de las madres del presente? Quizás en aprender a excusarse con todos y todo y seguir la intuición para salir adelante.

 

Aprender a perdonarse

Dicen que sólo aprendemos a ser padres al andar, pero cada tanto algún que otro consejo no viene mal. Los hijos nos enseñan a valorar más el tiempo, algo que de repente se torna un recurso escaso, preciado y atesorado; pero también nos enseñan a quedarnos sin tiempo para esas cosas que antes solíamos hacer, solos o acompañados. Por eso hoy, discutiremos la necesidad de aprender a perdonarse a uno mismo para poder criar, y entender que sencillamente: “Todo no se puede hacer, porque tiempo, no hay”, razón por la cual, la felicidad tendrá un concepto distinto, el regocijo de todo aquello que se puede hacer en familia, sin ser medido por lo que éramos antes, sino lo que somos a partir de ahora.
Nos encantaba ir al gimnasio, charlar con amigas en algún café, salir a cenar con amigos, disfrutar de una salida al cine en pareja y por qué no, ¿Alguna que otra escapada de fin de semana? Esos éramos papá y mamá antes del bebé, seres inquietos con más tiempo para dedicarse a sí mismos, a las relaciones de pareja, a las amistades, y ahora somos los que somos: dos seres que intentan encontrar tiempo que no hay, recordando las cosas que antes se hacían y hoy, parecen imposibles, lo que nos sumerge ciertas veces en aguas profundas casi sin oxígeno.
¿No puedes ir al cine con tu esposo un sábado? ¿Sientes que es imposible terminar una película entera en Netflix sin dormirte? ¿Te mirás al espejo y sabés que no estás en tu mejor momento porque no encuentras cómo ocuparte de vos misma? ¿Querés que alguien te de la receta para balancear la maternidad con tu individualidad? ¿Eres una especie de cachabacha que siente que todos los días es el día de la marmota y hasta a veces envidias a tu pareja por poder acicalarse antes de ir al trabajo?
Lo cierto es que todos nos sentimos así y la respuesta es una: hay que entender que este es el momento para dedicar ese preciado tiempo a nuestro preciado bebé. No es el momento de pensar en salidas, en el tiempo perdido, en recuerdos, en lo que deberíamos hacer; es el momento de construir una etapa nueva en la que nuestro foco es el bebé, que nos necesita para todo. Por eso, al cambiar nuestras prioridades hay que entender que estamos viviendo una etapa nueva, una en la que nos acostamos más temprano, en la que no podemos salir a comer afuera con el niño, en la que hay que invitar amigos a casa y cocinar rico para sociabilizar y ante todo hay que organizar salidas de a tres. Ahora, los fines de semana recorreremos plazas, pensamos en que hay que almorzar cundo el bebé lo hace y no cuando se nos ocurre; nos levantamos temprano hasta los días feriados, haremos rutinas similares todos los días de la semana (sin distinguir entre miércoles y sábado) y jugamos tanto como podamos sin pensar en esa vida que el resto de la sociedad parece refregarnos en la cara, sin sufrir por no poder salir, por tener que crecer, por ceder para estar con nuestros bebés. Al marido o pareja se lo integra y se lo hace equipo en este sistema de a dos, porque son dos quienes deben enfrentar y reconstruir tras el huracanado desafío de la llegada del bebé.
¿Cuál es la receta? Aprender a perdonarse y a respetar el tiempo que nos toca vivir, con felicidad, mejor dicho, con alegría, aunque tengas mal humor cada vez que sale el sol. Y aprender a perdonar a los demás por no poder compartir exactamente nuestro sentir. Ser mamá es un desafío a la tolerancia, pero necesitamos ejercitar esto también con nuestros pares, no sólo con nuestros hijos, porque ni ellos, ni nuestro entorno entienden exactamente cómo nos sentimos. Por eso, en vez de iniciar una pelea cada vez que alguien nos da un consejo, o remarca alguna actitud nuestra como “Tenés puesto lo mismo de ayer”, no te defiendas, intentá entender su punto. O cuando tu marido se queja de lo cansado que está y por dentro vos pensás “no dio teta toda la noche, no bañó a la criatura, no lo acunó, no lo cambió, y seguís repasando la lista mental del odio”, bueno no lo hagas, cada uno vive la realidad desde la horma de sus zapatos; a todos se les está moviendo la estantería de alguna manera y no se trata de una competencia de fatigas. En vez de sacar trapos al sol, comunícate mejor, valorá lo que hacés con tu tiempo, para que el resto lo valore también. Y si estás cansada hacé una pausa, y procurá demostrar que eso es lo que necesitás, con toda honestidad.
La elección de ser padres nos invita a abandonar la frustración del “no puedo” y entregarnos al “sí puedo” con nuestros hijos, disfrutando del hoy y de una etapa única, que al igual que la anterior está destinada a finalizar y modificarse. Aprendan a perdonarse por lo que no pueden hacer y abracen lo que sí pueden, haciendo del tiempo un recurso renovado, invertido en lo que más nos importa en el mundo, nuestros hijos y nuestra familia; ya habrá tiempo para volver a mirarse al espejo, para reencontrarse, ir al cine y convertirnos en una nueva versión mejorada de “eso que solíamos ser”. Mientras tanto hay que encontrar nuevos espacios de goce, música en casa, abrazos y besos delante de los niños, algunas caricias, juegos en familia y algún espacio de liberación personal.
Escucho mamás, que dicen me encanta ser mamá, pero me pesa, y las entiendo, porque ser mamá es respirar por tu hijo, si bien puede parecer exagerado, las necesidades de nuestros hijos están primero por instinto, y si, a veces nos olvidamos de otras cosas porque el día no tiene 48, sino 24 horas; como mujeres nos dejamos de arreglar, de pintar las uñas, de combinar la ropa y hasta de depilarnos, es que honestamente no podemos con todo. Tristemente ganamos derechos y marquesinas, y conocimiento, pero perdimos reconocimiento, ya no somos el baluarte del hogar, hoy tenemos que serlo todo y es tan difícil llegar a esa meta que resulta extenuante porque tiempo no hay y el tiempo se va, queremos hacer tanto sin perdernos nada que no sabemos qué privilegiar y eventualmente empezamos a equivocarnos, nos olvidamos de sacar la ropa del lavarropas, desteñimos colores, dejamos la comida fuera del refrigerador, nos olvidamos del cumpleaños de algún familiar, y la lista sigue, es que el shock de la maternidad es tan grande que casi es inexplicable. Consejo, privilegia el tiempo con tu hijo y con tu pareja, nada más puede hacerte feliz de verdad, para el resto de las cosas sólo se necesita una grilla, hábitos y orden.
También hay que aprender a perdonar el propio agotamiento, hay días que uno no quiere jugar tanto, o quiere pensar menos, y tenemos que dejar que nuestros hijos aprendan de esas situaciones porque no siempre podemos estar al cien por ciento, y esas situaciones pueden ayudarnos a que nuestros hijos aprendan a conocer su propia independencia. Lo único que les aconsejo mamis, es que cuando se sientan como yo, superadas o muy muy cansadas, hagan algo por ustedes que les haga bien, que las haga reír, que por un rato las haga sentirse propias tan propias que se sientan casi íntimas con su ser, con sus creencias y sus valores, y que sea algo que nada tenga que ver con el trabajo, con la pareja o con sus hijos. Descúbranse y visiten ese lugar propio, aunque sea 10 minutos al día, y sean ustedes, sólo ustedes. Secreto, puede ser una canción para cantar y bailar en la ducha, puede ser un libro, una frase, un sitio de instagram, una pequeña serie, ríete sólo como vos, amate, sólo como vos, prémiate sólo como vos, comete un chocolate, sé más feliz, el tiempo pasa, pero tu esencia de mamá sólo mejora si vos te querés. No lo vas a solucionar todo, sólo vas a poder ablandar todo, el corazón de tu pareja, las angustias de tu hijo, tus propias frustraciones, si entendés que la paciencia es tu única aliada, y la organización real del tiempo y la priorización de ciertas actividades la clave para que tengas tiempo de quererte un poquito para poder querer más a los demás.

 

 

Reseña

Memorias de un ignoto anacoreta

Cuentos, y Sonetos de Víctor Del Duca

Un libro cuya lectura abre innumerables puertas que llevan a innumerables pasadizos y habitaciones una y otra vez…hasta…dar con la salida…

Cuentos que se abren frente a nuestros ojos como un cofre cuyo interior guarda mapas, tesoros, enigmas y la aventura de un descubrimiento ambicioso, profundo del que somos partícipes auto involucrados, porque cada lectura nos revela una intensa conexión con el ser y su circunstancia, el ser siendo en la medida que se permite y le permiten. Lo que conduce hacia la búsqueda de una explicación que permita a los personajes y a los lectores, fugarse o permanecer en las tramas. Sortear o aceptar destinos, juzgarlos, negarlos, co – escribir línea tras línea los secretos de cada historia.
Y más…Sonetos que desafían. Voces que se levantan desde las estrofas para ser escuchadas y ya no callar, sino revelar los antes y después, los nunca y jamás escindiéndonos en esas verdades que nos llenan de felicidad o por el contrario nos sumen en abismos. Sonetos que nos enfrentan con interrogantes que nos pertenecen porque las palabras que les dan forma al fin y al cabo… están en algún instante de nosotros.

 

Nos cuenta el autor sobre su obra…

El planteo inicial de Memorias de un ignoto anacoreta pretende alojar al lector lejos del discurso idiomático de las estructuras. Ajeno a la cadencia (no perturbada por el origen de una consecuencia gramatical) estos textos juegan un juego generosamente peligroso, llevados y accionados por los ejes que liberan al idioma de su catarsis. Una sucesión de vagos elementos fortuitos son la excusa que resume la plenitud de esta prosa, prosa que atraca en los suburbios de la corriente de conciencia.

Hay un testimonio que aguarda a ser soñado por una espina poética tal vez ausente. Es quizá esa privación la que abunda en estos textos, la que obliga al lector a moverse con ligereza. Advierto, sin embargo, una pulsión que tiñe al azar todo rastro de crisis literaria.

La oscuridad peca de advenediza en lo claro del ser. Es la resina del sudor quien bebe de ser su propio repertorio, para luego anclar en la sal del porvenir y habitar en el cimiento de su posible decadencia.

El caos define una libertad manipulada por el instinto y sentenciada por el ejemplo psíquico de la razón. Es el relieve, de una literalidad fortificada por las cuplas de lo extremo, quien ultima los detalles en esta guerra mental en la que abundan sueños y rutas peregrinas.  

 

Llorar quisiera
en esta claridad
que es mi tormento.

 

Reseña

A dónde van a morir Los Antiguos

 

A dónde van a morir Los Antiguos…

Una novela que no da tregua

 

José Osvaldo Suligoy escribe una historia como pocas, en la que el escritor desdobla su voz para ceder su tarea a un narrador de la misma ficción, dando paso así a una interesante propuesta.
A donde van a morir Los Antiguos, posee una curiosa introducción y prólogo en el que un personaje devenido: la voz narrante, nos pone sin medias tintas en el centro de la trama que irá luego, deslindando y bifurcándose capítulo tras capítulo. Cuatro generaciones de la familia de John Weder, aquel muchacho que entre fines del siglo XIX y comienzos del XX, partiera contrariando razones o lazos familiares de las Islas Malvinas hacia el Continente junto a una joven esposa e hijos en busca de un lugar en el que construir un futuro venturoso. Más o menos por aquella fecha muy distante de aquel austral destino, en una fazenda en Brasil, Janio Madureira Da Costa, peón y Zezinha hija del dueño de la tierra vivían un tórrido amor interrumpido por la mirada de la clase social a la que cada quien pertenecía. Y; porque los pobres no pueden enamorarse de los ricos, Zezinha terminó casada con quien dijeron sus padres. Janio expulsado de la hacienda se echó a la deriva con su corazón y sentimientos deshechos, así como su juicio.
John y Janio no solo en distancia sino en cuanto a sus futuros, aunque jamás se conozcan, lejos están de intuir que sus destinos de algún modo se enlazarían. John luchará y trabajará siempre con la esperanza de alcanzar su propia tierra, verá también partir a Thomas su hijo mozo, tal como él lo hiciera, y finalmente será asesinado en las luchas de poderes en aquella Patagonia anhelada. Mientras… Janio, en el noroeste del cálido país hermano sorprendido por las palabras de Candinha, una vidente recibirá una premonición: Muerto en vida por la pérdida de su amor, como se sentía, avizoraba para él una segunda oportunidad en otra vida en la que re encontraría a aquel amor perdido. Candinha, precisó este suceso en un sitio con tierras cubiertas por mantos de nieve, lejano, frío…entre montañas. Esta revelación quedará asentada en unas hojas de cacao, que extrañamente irán tomando el aspecto y la consistencia del cuero. Por esas cosas que no se explican, Janio parte hacia Buenos Aires, luego de un largo tiempo y episodios no muy favorables tomará la decisión de ir rumbo al Sur, a Puerto Deseado, Santa Cruz. En tanto Thomas Weder, ya con una familia formada, años de sacrificios y ahorros, por una circunstancia fortuita tal y como existía desde siempre en sus sueños, adquiere unas tierras a las que llamará El Paraíso, al pie de las montañas en la región llamada Los Antiguos, sitio al que ancestralmente los aborígenes iban a morir. Allí el devenir lo llevará a Janio y terminará trabajando como peón para la familia Weder.
Se sucederán acontecimientos y vicisitudes que traerán cambios. Janio será espectador y empleado fiel. Su peculiar modo de vivir ausente o siendo parte de otro tiempo y espacio, provocarán situaciones equívocas y pasará a trabajar en las tierras de Tarner, hacendado vecino y también el mayor enemigo de su antiguo patrón. Allí sumido en la soledad, perdido entre alucinaciones morirá, no sin antes pasar a despedirse de los Weder y dejar en su custodia las hojas de cacao, llevándose la premonición de Candinha y la esperanza de aquel renacer en otra vida en uno de los descendientes de esta familia.
Diferencias por intereses. Altercados en la familia y la vida desgranándose con el siglo XXI. Un ir y venir. Un bellísimo y minucioso racconto de la historia de los pioneros en la provincia de Santa Cruz. Un velo de lo oculto que se aparta, y tal fuera dicho, Janio tiene el espejo donde fundir su espíritu y volver en otra vida. Será Edgardo Weder, quien franquee su paso y albergue su espíritu.
Muchos años después, su hijo, Fernando Weder, a quien le confiara los hechos y circunstancias acontecidas, escribirá estos sucesos, siendo quien atesora las pruebas en unas hojas de cacao, intactas, vivas, casi eternas.
Será el lector quien decida, quien evalúe cómo es, de qué se trata y cuáles son los deslindes de la vida que se escurren y buscan mostrarse página tras página en este fascinante libro. 

 

José Osvaldo Suligoy

 

José Osvaldo Suligoy

https://www.facebook.com/joseosvaldo.suligoy.5

https://www.instagram.com/joseosvaldosuligoy/

https://joseosvaldosuligoylibros.blogspot.com/

 

 

Marta Rosa Mutti, Escritora, periodista, editora.

 

 

 

 

Mirá quien ladra

 

Un libro para todos y para todas las edades…

Sentimientos, aventuras enlazando la historia de un maravilloso perrito.

 

Mirá quien ladra

 

Mirá quién ladra

Bárbara De Olazabal

Editorial Dunken, 2016

104 páginas

 

 

Mirá quien ladra es un libro escrito para niños y personas de todas las edades que quieran saber las vivencias  y sentimientos de un cachorrito, desde antes de su nacimiento hasta ser entregado a sus nuevos Dueños.

Es un relato real… No es un cuento…

…a través de Él conocerán los detalles de la evolución y crecimiento de un perrito.

También tiene la intención de despertar en el niño, la conciencia de lo que significa una mascota.

***

 

Amigos lectores... Fido, es un perrito que nos cuenta su historia desde que está en la panza de su mamá. Asombros, miedos. Emociones. El mundo que se descubre y se conquista junto a una hermosa familia…perruna.

Desde la voz y la mirada de un cachorro, todas las aventuras de su crecimiento junto a sus hermanos, papá, mamá y el grupo humano maravilloso que los asiste…

Imperdible su lectura.

Mirá quien ladra

 

 

 

 

La leyenda de Dositeo - Guillermo Carpio Domini

 

La Leyenda de Dositeo

Guillermo Carpio Domini

Novela - Fantasy

Tinta libre, ediciones - 270 páginas 

 

Más allá de las fronteras del Universo en los inicios de los tiempos,  los Dioses llevados por oscuros impulsos de potestad entraron en disputas interminables concluyendo en descarnadas batallas que los expulsaron de sus dominios condenándose al espacio físico. Por lo que las diferencias se trasladaron al ámbito de la Tierra.La presencia divina se hizo más que necesaria para buscar un equilibrio y evitar los choques con los hombres con quienes se mezclaron y convivían olvidados de sus orígenes y  poderes. Esto motivó la aparición de los irradiantes – enviados por la Divinidad -, quienes tomarían contacto con aquellos alineados con las fuerzas del bien haciéndoles conocer sus orígenes, condiciones especiales  y la misión de detener la influencia y accionar  de los ordenados con el mal.  Dositeo será el líder ungido para tal desafío  pero no hará el camino solo, lo acompañarán su hermana, una amiga y su familia. Guiado y adiestrado en las artes de sus condiciones sobrenaturales por maestros irradiantes deberá transitar un complejo laberinto plagado de atolladeros, luchas, inconvenientes, traiciones, odios y batallas donde las pasiones exponen sus costados siniestros y maravillosos. La novela desliza esta trama utilizando los diálogos como un portal donde cada personaje  desnuda  la trastienda de sus miedos,  intenciones, desconformidades y  ambiciones,ejecutando al mismo tiempo el propio combate interior.  Por fuera del diálogo el autor utiliza la digresión para recrear escenarios que nos introducen en fortalezas, castillos y reinos, allí, las tradiciones, hábitos y vivencias nos permiten hilvanar situaciones sorprendentes en las que la imaginación y la fantasía no tienen respiro.   Una interesante lectura que nos atrapará en una aventura para ser parte de una leyenda y su profecía...

 

 

 

 

El Sueño de Bast - Lucas Lescano

Lucas Lescano

Novela - Ciencia Ficción

192 páginas

Lucas Lescano y El sueño de Bast nos abren el umbral que todos buscamos…el otro lado de todo cuanto nos rodea. Ese mundo palpitante, ese ojo que posee aquello que existe con otros códigos, formas y sentido. En un instante cualquiera, un desliz, un accidente tal vez, los pasadizos se cruzan y ya se deja de ser cómo se era para trasmutar en otro individuo y realidad. Una amalgama entre mundos alternativos donde la Ciencia Ficción abre el juego con un guiño  hacia lo fantástico en complicidad con realidades distópicas que imponen sus des reglas…a las que habrá que interpretar y asimilar o simular para tan solo sobrevivir.

Una aventura sorprendente que se inicia desde una simple repisa y los objetos que se dejan en ella. Inocentes, fascinantes regalos que desde su mutismo y pseudo parálisis acompañan el sueño de alguien que en esencia no duerme sino que ingenuamente deberán transitar caminos de irrealidad y fantasía para conquistar el derecho a la existencia. Acción que deberá repetir hasta el agotamiento en batallas desgarradoras con entidades y sujetos más allá de cualquier frontera. Bestias feroces, individuos alienantes, mutantes míticos…y mucho más aguardan en estas páginas. Solo atrévete a soñar conectándote con Bast. 

Mientras caminaba, al pasar por una habitación, vio gracias a que la puerta estaba entreabierta, una repisa llena de juguetes. Entró a la habitación y cerró la puerta.

-A veces el destino puede ser muy incierto Tom. Sentados en una mesa de luz estaban el rey y Arlequín.

-Jojo, échales un vistazo a los juguetes, jojo.

Tom miró uno por uno cada juguete. Mundi, el detective, las mamushkas vaqueras, los minimonos, los soldaditos de plomo, el gnomo, Sirena y Sireno, Golux, los rebeldes, los animales de la selva, la pantera, los soldados de titanio, todos eran juguetes sobre una repisa. Tomó la pantera y la observó durante unos minutos.

-Así es Tom. Todos somos el sueño de ese pequeño- el rey señaló la cama. En ella, había un chico conectado a muchos tubos –todo este tiempo estuvo en coma, soñándonos a todos nosotros. Es hora de que despierte.

-¿Va a recordar algo de esto?- preguntó Tom.

-Nada.

El sueño de Bast

 

 

 

 

“Sólo sé  que no sé nada” (Sócrates).

“Hasta que supe que tengo cáncer de mama” (Diana) 

Lógicamente Sana - Diana Vicario

 

Lógicamente Sana

Diana Vicario

96 páginas 

 

Lógicamente sana es una crónica de vida que se impone a la ficción y la supera. Un día como cualquier otro, una molestia como tantas. Las consabidas consultas médicas que tardíamente enfrentan a una conclusión devastadora: Un tumor en la mama derecha. Y el mundo relativamente ordenado y matizado por los consabidos contratiempos hasta este momento,  se convierte en una rueda disfuncional que comienza a girar en reversa.

De pronto, nada de lo hecho en la vida de Diana hasta este momento parece tener un sentido, un fin en sí mismo.

El vértigo se apodera de los pensamientos y acciones llevándola hacia un abismo sin contornos donde  surgirán miles de preguntas con respuestas que deberá gestar volviendo a parir una y otra vez. Los pasajes por los estadios de la enfermedad la harán volver a comenzar, re armándose en una nueva concepción de vida física, espiritual y en una lucha sin tregua por una salud diferente con la cual convivir, compartirse y ser feliz.

Quiso el destino enfrentar a la autora a un desafío feroz, un desarmar el Ser para luego a la manera de un Puzle, armarse para vivir otra vida.

Lógicamente sana, un libro escrito desde el dolor con el coraje de presentar batalla,  nos sorprende porque desmenuza con humor y coraje inusitados los pormenores de una enfermedad terrible,  analizando y enseñándonos sobre la misma con un humor natural,  un lenguaje directo con un tinte de frescura que busca trasmitir y enseñar a quitarnos esos fantasmas que nos impidan  ser dueños de nuestra capacidad de reacción por la oportunidad de ir en busca de una nueva salud.

Un libro que desde el temor nos quita el miedo y nos enseña cómo hacerlo. Diana Vicario como el común de las personas no estuvo ausente de tragedias  y tampoco de circunstancias inesperadas  y angustiantes en su vida, no obstante cuando el juego puso frente a ella la carta más difícil, dio pelea y encontró la salida.

 

Dice la autora en un párrafo:

No fue, ni es tan fácil sentirlo y decirlo, pero esta enfermedad fue en mi vida el disparador que me generó querer por “rehacerme” en una nueva salud, creo que otra no me  quedaba, y si para lograrlo, disponía de mucho o poco tiempo de vida a partir del  “sí señora, es maligno”, ni lo pensé. Tampoco pensé, juro ¿por qué a mí?

¡Para qué gastar energía  en revertir aquello que no se puede predecir! Lo concreto que pasaba en mi cuerpo ya estaba en manos especializadas. ¿A ver qué puedo hacer por otro lado, si se puede? –Me dije.

 

Diana Vicario

 

 

 

 

El pantano de las mariposas - Federico Axat

El Pantano de las mariposas

Novela

Federico Axat

Editorial Destino - 496 páginas

 

Corre el año 1985, es verano, Sam y Billy listos para sus vacaciones harán realidad las aventuras y correrías que imaginan, presienten y desean experimentar. El bosque con sus misterios, las andanzas por él en bicicleta, la siempre planeada casa en un árbol, todo se presenta grandioso, aún la irrupción en sus vidas de Miranda una niña que los hará enfrentarse y descubrir el encanto de la belleza femenina y sus turbulencias. Las cosas página tras página se tornarán más complicadas puesto que los tres entre incidentes y situaciones misteriosas dejarán atrás la niñez en un verano de revelaciones y aprendizajes. Carnival Falls y sus alrededores será el escenario plagado de misterios, desapariciones e intrigas que atraparán al lector y a los personajes entre  lianas, enredaderas y trampas en un bosque tenebroso, como solo allí puede ocurrir y sin que nadie lo registre. O como Philip Banks, un estudioso del fenómeno de los Ovnis que anda por allí y afirma que las desapariciones no son ajenas a los extraterrestres que merodean por donde menos se lo espera.Tampoco faltan personajes oscuros y sociedades secretas que agregan una cuota siniestra a lo que no pueden explicar que es la periodicidad año tras años de las desapariciones misteriosas de personas, siempre en episodios raros, inexplicables y sin rastros… Al parecer hechos terribles que no se relacionan entre sí pero que tienen más de un punto en común al que por supuesto rondan la oscuridad y la complicidad del silencio. El pantano de las mariposas es una novela donde el suspenso tensa la cuerda hasta el final y la atmósfera de lo fantástico hace lo suyo. Un verano en el que la amistad, la superación de los miedos propios y el abordaje de un afuera lleno de intrigas en el que nada es lo que parece ser, ni se está seguro en ningún lugar porque todo aquello que te perturba, puede suceder, decididamente es un desafío impensado  lleno de revelaciones y pruebas que señala  el final de la infancia y la reto de crecer.

Federico Axat (Buenos Aires, 1975) es ingeniero. Publicó su primera novela, Benjamín en 2010. Ahora con El pantano de las mariposas nos asombra entre acertijos y tramas llenas de sorpresas.

 

Federico Axat

 


 

Mal de Familia - Sukaczer Veronica

 

Mal de Familia

Cuentos

Sukaczer, Verónica

Ediciones de La Flor - 224 páginas

 

Historias que desnudan disfraces. Sí…esos los de uso diario…

Un volumen de catorce cuentos que perfilan diferentes momentos de la vida en familia. Narrados desde la ironía, con finas pero agudas cuotas de humor las historias hilvanan tramas cotidianas que nos hacen descubrir aquello que no queremos ver de las cosas que nos suceden y de las propias acciones. Para alcanzar este objetivo, Sukaczer arma personajes sensibles, burlones o trágicos que cruzan permanentemente la delgada línea que separa lo auténtico de la hipocresía así como  la tragedia de la farsa. Llevando no pocas veces a naturalizar lo que disgusta o trasciende las fronteras de lo que culturalmente creemos normal. Mal de familia, es casi un inventario del equilibrio que día a díase despliega en cada hogar donde las pasiones tejen sus encuentros y desencuentros generacionales, sociales, culturales y hasta marketineros a la manera de un reality show. Cada cuento configura siluetas y hechos que ponen al descubierto una sociedad llena de parches. Quizás por falta de tiempos para reflexionar o porque seguir el ritmo a la tecnología pone la autoestima en crisis o vaya a saber qué (y aquí que el lector incluya cuánto se le ocurra y conozca). Lo cierto es que si se instalara un GPS para monitorear la lectura por este recorrido  de cuerpos y almas sin duda, revelaría algunos huecos, baches y hasta magulladuras.

 

 

 

 

El Legado - Trito Ureta

En breve …Trito Ureta en su línea distópica nos acercará:

El Legado

Novela / Ciencia Ficción & Fantástico

Demetrio Ureta,  (Córdoba)

De próxima edición

 

¿Premonición versus Alegoría?

“En una entrevista a Demetrio Ureta la periodista le pregunta acerca de la motivación para escribir, a lo que el escritor respondió:
Solo tomar la realidad y disfrazarla de ciencia ficción para contar las cosas que nos pasan, a veces sin que nos demos cuenta”.

La ciencia avanza en una carrera irrefrenable, la humanidad va en ella. Sucede como en las tormentas cuando giran a gran velocidad; puedes milagrosamente quedar atrapado en su ojo quieto, o ser arrastrado con las peores consecuencias.

El legado es una novela que nos pone en alerta. Su trama construye un concierto inédito con solo reunir detalles del ámbito cotidiano de una familia en distintas etapas de la vida. Lucas el hijo, transita  la arrolladora realidad del avance tecnológico de la era sin medir ni analizar sus extremos y efectos y al igual que el resto de sus congéneres pareciera comulgar con el consumo de la misma. Por otro costado, casi como aquello que yace detrás del espejo el hilo del relato nos lleva hacia sus padres en un viaje por el centro y norte de Argentina y del que seremos también viajeros, pero fantasmas. Un hecho imprevisto, un derrumbe imprimirá un punto de giro sorprendente impensado que nos sumergirá dentro del paisaje como parte y protagonistas  de un holograma descripto con el trazo de un exquisito y riguroso pincel. En medio de serranías, quebradas, valles húmedos colmados de vegetación, aromas y el sonido del universo se irán abriendo y cerrando cada día, horizontes que quitan el aliento. El clímax lo dará  un panorámico recorrido en el que  pugna la belleza y lo disímil de cada lugar poniendo a la vista las posibilidades de desarrollo y futuro que abrigan… Sobre ello refiere Demetrio Ureta…

El sol se recostaba sobre el Oeste resaltando las formas y los colores dentro del desfiladero… Después de treinta y ocho años de casados, un hijo ya grande y sin responsabilidades importantes, ambos estaban por concretar el viaje del año: una vez más recorrer la ruta nacional número 40. Columna vertebral de la Argentina, la 40 transcurría paralela a la cordillera de los Andes, recorriendo sitios de inusitada belleza y soledad incomparable. Aun con tramos de ripio y otros asfaltados, permitía a los viajeros que llegaban de todo el mundo descubrir desde antiguas poblaciones fundadas durante la conquista española, hasta sitios arqueológicos de culturas prehispánicas y preincaicas. Todo esto enmarcado por formaciones montañosas y valles que sorprendían y asombraban a la vez.

Pero la voz del novelista va mucho más lejos. A través del ingeniero Francisco Doldán capítulo tras capítulo hace acopio de valiosa información. De esta manera el autor coloca al lector frente alternativas sorprendentes. Por citar un ejemplo,  los mapeos territoriales a fin de que cada superficie y / o terreno a habitar, genere la energía, es decir: los kilowatts que las personas necesitan consumir para cubrir así sus necesidades.

Como otro recurso narrativo, la participación de otros personajes que aportan sus roles al juego, matizan y dan ritmo al avance del relato. Una pareja de extranjeros lleva recorridos más de 13000 Km, abasteciéndose de combustible y luz gracias al uso de la energía natural del sol,  viento y del agua que la pluma y lógica del escritor explica en detalle dejándonos más que perplejos. Estas son algunas de las escenas que al estilo de  mojones fantásticos señalan el camino de la novela no pocas veces indicando el rumbo. En tanto Lucas, el hijo de ambos deambulará por un hábitat virtual en el que la sociedad disfruta placeres y comodidades sin advertir la magnitud de las consecuencias que comprometen entre otras cosas, el medio ambiente mundial, el equilibrio íntegro del planeta y la despersonalización del ser humano. Hasta que un suceso inesperado quiebra la armonía y los hábitos de los viajeros para abrir una grieta donde el suspenso y el toque fantástico no estarán ausentes. Un hallazgo inesperado los llevará a mundos y tiempos que confluyen escindiendo los límites del misterio, convocando a  arqueólogos, científicos y hasta el mismísimo Papa. Por supuesto a esto se sumará la mirada lógica, simple pero efectiva de una mujer: Amalia. Esposa y compañera de aventuras del sagaz ingeniero Doldán, madre intuitiva, quien desde la mesura y muchas veces el silencio guiará a los protagonistas a ahondar las huellas que conducen al enclave y por ende a la conclusión de esta  historia  fascinante.

escarabajo

 

Demetrio Ureta utiliza en la narración como simbología al escarabajo. Los egipcios  obsesionados con la idea de la vida después de la muerte,  siguieron y estudiaron los hábitos de estos insectos, llegando a la conclusión de que estaban dotados de dos de los más importantes atributos: el control del sol y la inmortalidad, transformándolos en uno de los símbolos místicos más importantes e imperecederos.

Tomar la realidad y disfrazarla de ciencia ficción para contar las cosas que nos pasan, a veces sin que nos demos cuenta.

 

 

 

 

 

El Cromosoma

Francisco Ureta

 

El Cromosoma 

Novela / Ciencia Ficción

Francisco Demetrio Ureta,  (Córdoba)

De próxima edición

Un texto controversial

 

Una Ucronía es un subgénero de la ciencia ficción que también podría denominarse novela histórica alternativa, ya que se caracteriza porque la trama transcurre en un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado en el que algún acontecimiento sucedió de forma diferente a como lo ha hecho en realidad, por ejemplo: Moctezuma desembarca en España y luego de deslumbres y artilugios conquista y somete a sus credos y costumbres a los españoles...

De esto se trata el registro narrativo con que se deshila El cromosoma, novela de Demetrio Ureta. Todo modelo de vida ha de pasar primero por la extinción del presente, lo que produce realidades distópicas, aquellas donde el caos, la incoherencia y la anarquía son bienes de uso cotidianos.  

15 de junio del  año 2033.

Densas humaredas cubren el  horizonte de Buenos Aires en un nuevo anochecer de la historia.

 

Con esta frase la ficción de Ureta nos abre las puertas hacia una existencia ucrónica y distópica en un país que para entonces lleva poco más de cincuenta años de democracia en los que ha aprendido al parecer, su uso. Claro está que su ejecutora, la política convive con la ciencia para estos tiempos con un desarrollo por encima de cualquier disciplina, con la justicia y con las religiones. La sociedad vive un momento pletórico, los temores de salud se han disipado. La biogenética, el desarrollo y manipulación del ADN permiten buscar curas a través  de los denominados “catalizadores genético-enzimáticos” que podrían reparar cualquier tipo de anomalía en los genes y en un mediano plazo producir remisión de enfermedades condenatorias como el cáncer o el Alzheimer. Dentro de este presente distópico, se puede elegir, de acuerdo al mapa genético el color de piel, de ojos, la textura de los cabellos, la altura ideal. Hasta aquí están las cosas aunque las leyes exigen mantener inalterable la diversidad de cada etnia. Pero dentro de este híper ordenamiento las fronteras estallan cuando la Dra. Condorí junto a otros investigadores  durante el  relevamiento de una fracción de un  cromosoma, al que convienen en llamar: el Cromosoma  “F”, descubren dentro de dicho cromosoma un gen que tiene una diferencia muy clara entre el de un grupo determinado de personas y otro. Este gen ha mutado, cambiando de una manera definida su función como codificador de las distintas funciones y características del organismo. El efecto “F”, tendría que ver con las actitudes, afectando directamente a las emociones, al cerebro, en este caso a las creencias, aquello que el ser elige como verdad absoluta e irrebatible y a la que se aferra durante toda su existencia.

Lo cierto es que El Cromosoma “F” puede o no contener en sus genes la predisposición  para poseer  creencias, llámese Dios, santos, o algo mágico quizás. En  definitiva cualquier cosa que no tenga una explicación racional y que  para aceptarla se requiera tener Fe. Éste está inalterado para el diez por ciento de la población. La mutación  corresponde al noventa  por ciento es decir, a la mayoría, a los que creen. Una paradoja, si las hay, nadie se imagina actuando voluntariamente para modificar su pensamiento, forma de sentir y ver las cosas. Por el simple hecho que cambiar la mente daría como el resultado ser otra persona. Como fuera, lo cierto es que esto está empezando a suceder… El Cromosoma que puede o no contener, en sus genes,  la predisposición  para codificar  creencias, no importando cuáles. En este caso puntualmente contar con la formulación de drogas que modifiquen la forma de  creer de las personas,  que puedan poner o sacar la  Fe de la mente, es decir imponer o eliminar un sentimiento de su cerebro.

Y la gran batalla se desata, un nuevo Armagedón que hace olas entre los líderes de todas las religiones del país que ven en la guerra y la destrucción absoluta  el salvoconducto de su postulación y razón de ser, por lo que no tendrán un atisbo de duda y menos de piedad, ni reflexión ante la tamaña amenaza de su desaparición o  configuración en la construcción del imaginario, por lo que generarán un caos salvaje de muerte y destrucción para mantener el bastión de la Fe y sus manejos del poder y el temor reverencial. El ciudadano verá y sentirá el miedo mordiendo sus talones, nada será fiable, perderá todo, hogar,  afectos,  seguridad física y jurídica…todo reducido al horizonte del temor. Entonces gritará, pedirá, clamará ante cualquier manifestación que lo saque de estos abismos y lo hará con fe…rescatándola y rescatándose.

Combate del que no es ajeno el ojo de la Vía Láctea. Otros seres observan, analizan esta conducta y la contienda. Ellos ha dado a luz toda clase de inteligencias, civilizaciones extraordinarias en universos impensados, pero jamás, ni una sola vez, una especie conjeturó algo similar a lo que hizo el hombre: Imaginar a Dios. Por lo que les es imperioso conocer, deshilar esta capacidad de los humanos. En sombras la nave desciende. Todo se interrumpe, el tiempo se suspende, los seres que van en ella se llevan a los dos protagonistas esenciales de esta historia con la pretensión de descifrar lo eternamente inimaginable. En tanto el tiempo sobre un salar en del norte de Argentina, país donde estas cosas suceden, las grietas chupan la sangre del cuerpo de un hombre y una mujer mientras sus captores sonríen cebados por las sombras del sinsentido rezan, oran a su Dios.

Este es el planteo existencial de la novela El cromosoma. Algunos lectores pasarán un buen rato disfrutando de la lectura y recorriendo espacios alterados, haciéndose preguntas y no pocos observarán otras cuestiones, quizás de controversia.

El cromosoma palpita en las páginas de una novela que no busca sorprender, sino mostrar. Encender luces en lugar de arrojar sombras.

 

 

 

 

Leviatanes

 

Mauro Cuello, Villa Mercedes, San Luis

Poesía

Leviatanes

Edit. Tahiel

Leviatanes sorprende con sus versos descarnados y apocalípticos, desde versos por momentos veristas y por otros con orillas marcadas desde el romanticismo con emociones como el agotamiento, el destierro y la sin razón de un andar errante que irrumpe la cotidianidad para sumergirnos en abismos sin respuestas. Las páginas se suceden y nos adentramos en jardines edénicos donde Eva muerde la manzana tiñéndose de ambición  y de perplejidad para que el deseo, la muerte, y la misma vida tejan su ronda.  La poesía en este libro: vive, transita y enlaza lo real, lo fantástico y lo gótico… No hay buenos hombres / solos buenos espejos.

Leviatanes, poesía de Mauro Cuello, un libro para descubrirse…

 

 

 

marta rosa mutti

perfil Marta Rosa Mutti

Avatares - Centro de narrativa y poesia

cursos y seminarios - apasionarte

libros - Marta Rosa Mutti

Asterion letrario

vuelo de papel

novedades Avatares

textos y contextos - Avatares letras

serviletras

contacto-avatares

Ser Poesía

Ficciones Breves

 

avatAres apuntes literarios y algo más - Anuario de letras - Publicación de Avatares letras, Escuela de escritura - Comunicate: 011 15 40752370 - centroavatares@yahoo.com.ar