inicio avatares letras webAvatares letras - Anuario de apuntes literarios y algo másstaffnumeros anteriores de Avatares letraslinks relacionadoscorreo lectores Avatares letras

 

 

 

 

Para consultas escribir a:
centroavatares@yahoo.com.ar

Visitanos en:

facebook

 

 

 

ESPIRALES DE LA FICCIÓN

Por Nora del Valle 

La Oralidad como recurso

La oralidad es un sistema que como el caminar erguido se constituye culturalmente en el hombre,  por eso debe ser  entendida y analizada socialmente. Cuando esta condición en nuestra labor profesional nos conmina  a la posibilidad de abordaje a fuentes orales en razón de la necesidad de escuchar las voces que proponen nuevas versiones porque son emergentes de experiencias sociales innovadoras frente a las actuales condiciones de producción social, hemos advertido la posibilidad de encuadrarlas como emergentes de procesos soterrados de la sociedad y entonces nos permiten  contribuir al develamiento de esos momentos y subsidiariamente a un acabado conocimiento del hombre. En esta tarea advertimos que las mayores dificultades a la hora de analizar el carácter del sistema oralidad  en la cultura se producen  en torno a sus relaciones con otros procesos comunicativos v.g. la escritura y otra dificultad opera en el ámbito académico en torno a que se valore su incidencia en el cambio cultural.
La atención puesta por nosotros  en los  sujetos de la Alta Modernidad definidos como instrumentos de la investigación histórica/ social  en tanto sean comprendidos como fuentes orales nos ha permitido el desarrollo de una modalidad de abordaje: por ejemplo los observamos en términos de su condición de fuentes de la Memoria Colectiva. Así nos es posible señalar que el significado de lo que se comunica y se transmite (en el sistema oralidad) está definido por circunstancias de la comunicación y de la transmisión que se integran en la forma y  lugar  en el que confluyen el texto oral y  las condiciones de producción  concretas en que éste se produce.
Esta circunstancia se presenta como el encuadre que admite  que el sistema oralidad se conforme  conceptualmente  en  fuente de la Memoria Colectiva produciendo  procesos sociales comunicacionales  que se comportan como válvulas de escape mediante las cuales la sociedad admite la existencia de conflicto soterrado, o lo que es igual da a conocer  la  invisibilización de la realidad que se sostiene  mediante una imposición tácita  esgrimida por la cultura hegemónica la que, es interesante señalar en términos del tratamiento del sistema oralidad, se esgrime también por medio de la palabra . Voces que expresan razones convenientes a la continuidad del estado de cosas: V.G ¨No te corresponde… por tu edad; por tu color…; por tu condición de mujer, tu condición social…etc.

Estas circunstancias se muestran evidentes al observador si el mismo se constituye en parte de aquellos que tienen el oído atento,  tal como lo entendía Walter Benjamin para escuchar estas voces y también para que las voces de nuestras fuentes orales sean oídas en su verdadera dimensión.  La viabilidad  de  constituirse en encuadre que da sustento a la Memoria Colectiva  define la complejidad del sistema oralidad a tal punto que  problematiza en los ámbitos académicos la posibilidad  de que sea entendida como un  modo de subversión de los valores de la civilización letrada en las actuales condiciones de producción, cuestión esta  que a nuestro entender no ha sido saldada todavía.
Un criterio que atiende a la  posibilidad y necesidad de  institucionalización del sistema categorial  Memoria Colectiva, esgrimido y sostenido por la cultura hegemónica  es  subsidiario del conflicto existente en la sociedad  y se dirige a lograr un contexto de hegemonización acorde con presupuestos que necesitan para su pervivencia acodarse a políticas de olvido. Los recursos empleados de manera sistemática para  la consolidación de estas formas de las políticas hegemonizantes  se utilizan masivamente y en determinadas condiciones históricas; canales  de comunicación y difusión existentes y también en gran parte por las instituciones de la educación sistematizada.  
Fundadores y legitimadores necesitan construir una memoria de carácter oficial, la memoria hegemónica se constituye institucionalizando la memoria colectiva, haciendo uso del soterramiento de procesos sociales que se contraponen y son índice de conflicto social, asegurando así que el texto legal y el acatamiento del texto legal garanticen legitimidad suficiente  como para fundar políticas de olvido en referencia a la Memoria Colectiva. La acción de grupos intelectuales opera en tales circunstancias posibilitando  que  la memoria hegemónica convierta al orden establecido en la razón de estado, y congruentemente  en  sinónimo de sociedad respondiendo arbitrariamente a preguntas trascendentes tales como: ¿Quiénes somos?, o ¿Cuáles son nuestras necesidades? entre múltiples otras La potestad de los intelectuales en los procesos educativos admite la manipulación de  mecanismos que disciplinan las conductas públicas de la sociedad civil .
A los fines de esa hegemonización se consolidan  criterios de evaluación para los cuales se funda  una jerarquización de valores que se diferencia de otros que se entienden como eventuales, tal menoscabo reconoce Walter Benjamín admite en el contexto de conocimiento de experiencia la pérdida de la facultad de intercambiar experiencias, el intercambio  de experiencias es  terreno propio del uso del sistema oralidad, obturarlo admite  la imposibilidad  de lograr entonces el conocimiento verdadero. 
En el abordaje a las fuentes orales encontraremos la posibilidad de acceso a las condiciones sociales soterradas siempre que podamos construir con ellas un contexto comunicacional innovador a través de la palabra, en este sentido y a modo de ejemplo ocurrido en el  momento de desarrollo  del proceso de recuperación de fábricas en los albores del controvertido inicio del S.XXI en Argentina, permítaseme remitirme a la producción comunicacional gestada por los trabajadores de la Grafica Patricios de la ciudad de Buenos Aires y dirigida por Norman Briski a la que llamaron ¨Maquinando¨.       

………………..

 

Nora Del Valle es Profesora en Historia, hasta el año 2015, en que se acogió a su jubilación, ejerció como titular en Teoría de la Historia FBA UNLP, ámbito en que dirigió proyectos de investigación sobre fuentes orales aptas para la Historia que dieron lugar a su obra “La Importancia del sujeto en el develamiento de la Historia” editorial Dunken (en prensa) donde trabaja cuestiones ligadas a la oralidad.  

 

Volver a índice

 

 

marta rosa mutti

perfil Marta Rosa Mutti

Avatares - Centro de narrativa y poesia

cursos y seminarios - apasionarte

libros - Marta Rosa Mutti

Asterion letrario

vuelo de papel

novedades Avatares

textos y contextos - Avatares letras

serviletras

contacto-avatares

 

avatAres apuntes literarios y algo más - Anuario de letras - Publicación de Avatares letras, Escuela de escritura - Te: (+54) 11-(15)-40752370 - centroavatares@yahoo.com.ar