inicio avatares letras webAvatares letras - Anuario de apuntes literarios y algo másstaffnumeros anteriores de Avatares letraslinks relacionadoscorreo lectores Avatares letras

 

 

Visitanos en:

facebook

 

..................................................................................................................................................................................................

 

ESPIRALES DE LA FICCIÓN

 

Tiempos de Utopía, Distopía, Ucronía

            Acaso…Borges no nos enseñó que…

"A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos".

simetrias y anacronismos

Entonces veamos algo que tal vez implique el sentido de esta metáfora. Consideremos algunos aspectos que pueden abrirse dentro de la realidad.

Utopía: Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.

Distopía: antiutópico

 y Ucronía

La Ucronía es un subgénero de la ciencia ficción que también podría denominarse novela histórica alternativa, ya que se caracteriza porque la trama transcurre en un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado en el que algún acontecimiento sucedió de forma diferente a como lo ha hecho en realidad (por ejemplo: los perdedores de determinada guerra son los vencedores, etc.).
A veces pensamos que la utopía tiene algo que ver con la ciencia-ficción, con mundos paralelos o con un modelo de vida que ha de pasar primero por la extinción del nuestro. Lo que puede pensarse como una ucronía o sea el futuro, el devenir de la utopía y claro, si este futuro fuera  posible, porque para eso tiene que concretarse o realizarse el proyecto irrealizable de la misma.

utopia, discronia, ucronía

Pero veámoslo mejor en un ejemplo.
Margaret Atwood hace en su novela;  El cuento de la criada un ejercicio utópico no muy lejano de los límites que alcanzamos a ver en nuestro futuro. Situado en Estados Unidos, en una época que no se especifica pero donde a través de ciertos datos comprendemos que no dista mucho de la nuestra, vemos como se han ido extinguiendo nuestros valores, conocimientos, conquistas y, sobre todo, nuestra capacidad reproductiva.
La criada es un personaje protegido, en un tiempo en que a las mujeres se les han retirado los derechos y las posesiones e incluso hasta la identidad, criadas y esposas son una reserva natural donde preservar el futuro de la raza.
Extinguidas las viejas costumbres, quemadas revistas y libros, borradas y perseguidas antiguas fes y credos, eliminados disidentes y destruidos completamente el poder de las mujeres a éstas sólo les queda la débil y casi imposible posibilidad de procrear para sus amos los Comandantes.
En un sistema de clases encabezado por un ejército de la fe y dominadas por grupos sociales como el de los Comandantes y sus Esposas, las criadas son los órganos reproductivos en vías de extinción de la nueva sociedad.
La criada elegida por Margaret Atwood para cargar con el peso de esta historia se encuentra en el límite de la utopía. Nacida en una época libre, y ahora enfrentándose a la espera de ser desechada por su infertilidad, recupera recuerdos de su vida anterior reflexionando sobre los poderes que las mujeres de otras décadas habían conquistado, ahora ya perdidos en su totalidad.
A modo de reflexión se enumeran a través de los recuerdos de Defred, la criada, todas las pequeñas conquistas de los últimos cuarenta años, que ya son pérdidas irrecuperables. La alienación, la fe destructiva, la falta de conciencia y de autocrítica, la falta de crispación y de iniciativa son algunos de los puntos fuertes de la novela, donde llegados al momento de no tener por qué luchar, se pierde lo conseguido.
A veces crudísima e impersonal, nuestra criada parece salir de su propio cuerpo y verse desde el techo de su incomunicación y su soledad para hacer frente a la pérdida de todo, incluida su propia familia, su destino, su personalidad y su nombre. 

Así en la obra, en un futuro no muy, muy lejano, una mujer describe el mundo en que habita, sus quehaceres y su día a día. Le han arrancado nombre, empleo, y reducido a la condición de "criada", un eufemismo. En realidad, y junto con el resto del género femenino, ha sido encuadrada en un catálogo de colores: a cada función, un color. El suyo es el rojo: y su misión en la vida, apenas la de ser el envoltorio de carne y huesos de un útero,“ , Obras como El cuento de la criada, de Margaret Atwood abren un espacio ideal para especular sobre un futuro distinto, para presentar alternativas al mundo patriarcal, a los valores culturales y morales y la sexualidad institucionalizados”.

Por otro lado descarna y parodia el hábitat del hoy, constituido, por espacios de utopía y distopía, ya no oponiéndose sin conviviendo dada la controversia que el hombre sostiene por estos tiempos con desde sus cuestiones del Ser.

 

Volver a índice

 

 

marta rosa mutti

perfil Marta Rosa Mutti

Avatares - Centro de narrativa y poesia

cursos y seminarios - apasionarte

libros - Marta Rosa Mutti

Asterion letrario

vuelo de papel

novedades Avatares

textos y contextos - Avatares letras

serviletras

contacto-avatares

 

avatAres apuntes literarios y algo más - Anuario de letras - Publicación de Avatares letras, Escuela de escritura - Te: (+54) 11-(15)-40752370 - centroavatares@yahoo.com.ar