inicio avatares letras webAvatares letras - Anuario de apuntes literarios y algo másstaffnumeros anteriores de Avatares letraslinks relacionadoscorreo lectores Avatares letras

 

 

 

 

Para consultas escribir a:
centroavatares@yahoo.com.ar

Visitanos en:

facebook

 

 

Del cuento y sus aledaños

 

Lo que deja la Marea.


Autor: Marta Rosa Mutti
Novela. Editorial Dunken.

Obra de tapa: Fernando Incaurgarat

 

Lo que deja la Marea es una novela que nos enfrenta con la búsqueda del yo real a través de la puesta en fuga de los fantasmas del pasado.

Dante y Mariano, dos hermanos transitan unarealidad donde nada es como se dijo ni lo que parece.
Una circunstancia impuesta por el azar los llena de interrogantesque los llevarán a desandar el camino del tiempo.Deberán bucear e interpretar la vida de dos
generaciones marcadas por logros, fracasos, gozos tragedias; las que expresarán desde sus propias voces,las razones de sus actos.

Extranjeros de ellos mismos intentarán comprender al fin, el porqué de una niñez y adolescencia quebradas por silencios, ausencias y hasta el propio presente.

La trama se abre paso con una acción narrada y protagonizada por un coro de voces, cuyas miradas y reflexiones transitan diferentes orillas de una misma historia. El tiempo del relato se conjuga en un espacio que se desarrolla entre la víspera y el día de reyes.

 

Análisis de la novela:

 

lo que deja la marea Lo que deja la Marea. Un relato Post moderno. Una deconstrucción de hechos y circunstancias para entender y remontar las actitudes con que se resuelve la propia vida. 

María Elena Castillo, escritora, traductora.

La trama no sigue un hilo recto, sino que estructura la historia a través de engranajes que hay que unir para comprender su significado, de ahí que se conforme por varios narradores. En un día y medio los integrantes de una familia y de generaciones distintas van y vienen con su vida (algunos hasta su muerte) con relatos entre un pasado común y un presente individual. Todos buscan ex culparse, aún sin saber cuál es la culpa. De ahí las actitudes extrañas, las preguntas para las que hay respuestas que se empeñan apenas en insinuar, pero no asegurar lo que se trata de descubrir, y que es la propia historia personal en la realidad callada de cada uno de los personajes. Todos viven en su mundo interior una historia que no cierra, algo no les da sosiego, ni les permite sentirse libres en su albedrío, y como consecuencia encontrarse con sí mismos. Por ello todos necesitan hablar, contar, su inclusión o exclusión, como partes actuantes, testigos, cómplices, víctimas, victimarios, etc., desde el lugar que pueden, ya desde dentro o fuera de la familia, y en el espacio social e histórico que transcurren.

En resumen, Lo que deja la marea, trata del invisible y sutil desequilibrio que produce vivir lo cotidiano sobre el cruce entre verdad y la mentira, algo que sin querer los hombres hacen con frecuencia, al punto de tomarlo de modo natural, sin detenerse a observar que lo que está en juego es la identidad... ¿Quién soy si no me conozco? Si miro hacia atrás y en mis raíces todo es confusión, no podré manejar mi presente. Si el hoy lo vivo lleno de dudas por lo que está por detrás, por lo que no acepto, no descifro, no lograré avanzar.

Lo que deja la marea, busca mostrar las caras de un mismo disfraz, en el que no pocas familias pueden hallar semejanza.

 

.............................................................................................

William Faulkner

 

lo que deja la marea De Margara Averbach sobre Mientras agonizo, Novela de William Faulkner

Extraído de Revista de Cultura Ñ, 29 - 6 - 12

Faulkner, vivió gran parte de su vida en su pueblo, Oxford, Mississippi, y desde ese pueblo (que fue una fuente infinita de historias para él), inauguró una serie de experimentos lingüísticos que marcaron el siglo XX. La variación del punto de vista fue uno de ellos. Después de Faulkner, se expandió a todo el mundo, incluyendo América latina y como todo en este autor, el uso de más de un punto de vista en una misma narración tiene una dimensión filosófica y ética, además de literaria. La literatura contemporánea entiende que el poder de una historia es de quien la cuenta. Faulkner lo sabía. En Mientras agonizo, contó el mismo viaje terrible hacia Jefferson en media docena de voces y demostró a sus lectores que cada narrador ve lo mismo de distinta forma y que todas esas visiones son válidas.

 

 

.............................................................................................

 

 

lo que deja la marea Comentario y Análisis 

Silvia Ferrante
Escritora. Asesora en Gestión Cultural

Agradezco profunda y afectuosamente a Marta por haberme invitado a presentar su novela. Su primera novela. Me siento orgullosa y distinguida.
Escribir una novela en estos tiempos, sobre todo cuando se desarrolla la enorme y variada actividad de Marta, es una cabal demostración de creatividad, ingenio, esfuerzo y capacidad intelectual y laboral.
No es fácil crear el ambiente, los personajes, el clima y sumergirse en ellos mientras las obligaciones y ocupaciones nos rodean e invaden. Y menos aún hacerlo con la calidad y profesionalismo de Marta. Por eso doble, triple mérito el suyo. Toda mi admiración y después que la lean: ¡la de ustedes!
Estructurada con ingenio, Lo que deja la marea mantiene el suspenso a través de una sinfonía de voces que van develando un pueblo a orillas del mar: Las Toscas, los secretos de una familia, las verdades a media voz, a medio dicho a medio callado.
Marta expresa sutilmente su visión acerca de la realidad cotidiana, la sociedad, la política, el poder y los poderosos.
Recrea con habilidad las tragedias, los dolores, los amores, los secretos, encuentros y desencuentros de una familia a través de la historia de un par de hermanos y de su necesidad de recomponer la identidad más allá de la muerte y el abandono: “… nadie sabe hacia dónde se dirige, cuando no conoce de qué lugar viene.” Nos dice Marta y devela la engañosa relación entre poseedor y poseído: “Las casas siempre lo hacen, quienes las habitan nunca dejan de pertenecerles”.
Explora el misterioso juego de los roles: “… hombres, mujeres, no son uno en ellos, sino todos aquellos que llevan adentro, claro, se parecen al que eligen mostrar…” y “… mirarnos a la cara en el espejo, bien sabemos, que eso que vemos no es lo que somos, apenas algo que se insinúa…”
Descubre al pasado asaltando el presente, perturbando el futuro: “Medidos en circunstancias, los tiempos y las distancias se acercan, porque a pesar de los cambios y el progreso, las acciones insisten en repetirse…”
Nos muestra el valor de las palabras y del silencio: “… el silencio es su prisionero y ella reina sobre sus palabras.” “La partida se gana al diluir lo sucedido”. Contradiciendo el famoso dicho: “somos dueños de nuestro silencio y esclavos de nuestras palabras”.
Lo que deja la marea: la resaca y los tesoros que arrastra el mar. Lo que deja la vida en su constante movimiento: sueños, logros, fracasos y pesadillas.
Esa es su novela, esa es la historia que nos cuenta Marta en un ir y venir de voces, como la vida, como el mar, como la marea.
Léanla, disfrútenla y luego recomiéndenla. Es una hermosa novela para una tarde lluviosa de este invierno cercano que nos permite, quizá, descubrirnos en algún aspecto de nuestras propias vivencias.

Gracias Marta por haberme hecho pasar unas agradables horas de lectura.

 

.............................................................................................

 

 

lo que deja la marea Comentario y Análisis

Omi Fernández.
Escritora. Periodista.

Lo que deja la marea es una novela coral. Una multiplicidad de voces, a la manera de un canon, van revelando una historia llena de ocultamientos, verdades a medias, conflictos sin resolver.
El leit motiv es la búsqueda de la identidad, una condición que se desvanece en los inmigrantes que llegan a un país extraño -en este caso desde Italia- y se encuentran con que todo es diferente, los hábitos, las costumbres y hasta el idioma.
En 132 páginas accedemos a una saga de cuatro generaciones (desde Dante hasta el padre de Lucía) y esta síntesis es patrimonio de los poetas. Marta Rosa Mutti es poeta y se respira en todo el texto. Al leerla recordé una saga maravillosa que fue Al Este del Paraíso de John Steinbeck (la novela no la película que es solo una parte de la historia). Las sagas tienen la particularidad de mostrarnos y de que entendamos más claramente los problemas humanos, que en general son lo que nos heredan los padres y abuelos y los que les heredamos a nuestros hijos, nietos... y la lista seguirá pero no la veremos por cuestiones de reloj biológico.
Dante es el cuello de botella de sus ascendientes. En él recae todo el peso de quienes no hablaron, empezando por su hermano y su madre que ante la desaparición del padre, quien “se esfumó con la violencia que determina el silencio de no decir una sola palabra”, deciden actuar como “si aquí no ha pasado nada” y él siendo un niño de cinco años, resulta el emergente de una situación familiar incomprensible y enmudece, sólo por unos pocos meses, los suficientes para que entable un diálogo consigo mismo y reconozca que “Sí, ahí nacieron las voces porque había que hablar para adentro.” Esas voces internas son quienes lo llevarán a inmiscuirse en el pasado “No sé si las voces vinieron o si yo las hice aparecer. Quiero pensar que me buscaron”. Dante crece como un  chico taciturno, reflexivo y un tanto melancólico, buscando la razón por la cual su padre desapareció.
Su hermano mayor, Mariano, es un personaje muy bien delineado, un negador que hace causa comun con la madre, sin rebelarse, ni siquiera con preguntas. Se enfrasca en el trabajo y consigue recuperar las tierras del abuelo pero está tan inhabilitado para la entrega como Dante. Porque los dos hermanos viven con una culpa no dicha y cada uno la tapa como puede.
Son las voces de Dante las que lo llevarán a visitar a las hermanas de su abuela, y con los relatos que va reuniendo accede a los hechos ocurridos comprobando que nada es lo que parecía.
Su búsqueda revela a un abuelo amoroso e inteligente que se dedica a su hijo (Marcos) con dedicación y ternura, a una abuela egoista (Lucía), incapaz de amar y de esa unión nace su progenitor, que fue arrancado de la niñez de cuajo al ser testigo del asesinato a quemarropa de su propio padre.
Los conflictos sin resolución se suceden de generación en generación, sin que “nadie se atreva a dar la cara y acabar con ellos o resolverlos con apenas darle el lugar que reclaman”.
Las especulaciones de las víctimas del silencio, son como los fantasmas que los chicos agigantan en las sombras de la noche. Se vuelven terroríficos y en la mayoría de los casos, muchos peores de lo que en realidad son. Del mismo modo, muchos adultos necesitan dormir con las luces encendidas para ahuyentar a los monstruos. Y la esperanza es la que prima porque “si la marea se va pero luego, da la oportunidad de la vuelta, se podía esperar”.
Desde el punto de vista formal, la novela está construida con retazos de voces sin continuidad cronológica que el lector debe armar como un juego de ingenio. Es para lectores atentos, avezados, que disfrutan con la reconstrucción de la trama, no es para cómodos.
Además, aparecen relaciones de personajes secundarios que aunque están ligados a la trama, crean la sensación de germen para otra novela, tal es el caso de la íntima conexión entre Denise y Paulina, que nos crea la inquietud de saber qué razones no mostradas origina ese “disfraz de amistad”.
Todo el texto es una búsqueda de la propia identidad, inserta en nuestro pasado y en sus antecesores, y un encontrar el camino a recorrer para darnos permiso para entregarnos al amor, ese amor que “es demasiado complejo, es una proporción entre lo que traemos y lo que somos capaces de dar.”

.............................................................................................

 

lo que deja la marea Sobre la Novela: Lo que deja la Marea, por su autora

Lo que deja la Marea, es una historia que se inicia recogiendo la punta del hilo de una madeja deshecha. Así en un lugar desde la madrugada de un  hoy, se camina hacia atrás capítulo tras capítulo; en medio de realidades dispersas en las que pasado y presente se hacen uno.
El relato toma cuerpo a través de diferentes voces y paisajes humanos, sociales e históricos. Voces que salen a escena y cuentan lo que saben, lo que creen y lo que viven de una muerte confusa que las compromete porque transformaron ese hecho, en un lugar común, donde perder la realidad, esconderla, justificarse o cubrir el propio vacío.
Pasiones cautivas y cuestiones no aclaradas marcando el destino de sus protagonistas y de sus descendientes, quienes no resuelven sus vidas sino que apenas presienten quienes son, porque no lo saben a ciencia cierta.
 Van y vienen. Traen, arrastran, transitan. Permanecen fuera. Del otro lado.Entre verdades calladas, silencios cómodos o piadosas cegueras, sin  mirar hacia la propia y quizás temida oscuridad.

 

Volver a libros

 

Adquiera este libro en Editorial Dunken . Ayacucho 357. Ciudad de BS. As. O Solicítelo a la misma venta on line. www.dunken.com.ar

 

 

marta rosa mutti

perfil Marta Rosa Mutti

Avatares - Centro de narrativa y poesia

cursos y seminarios - apasionarte

libros - Marta Rosa Mutti

Asterion letrario

vuelo de papel

novedades Avatares

textos y contextos - Avatares letras

serviletras

contacto-avatares

 

avatAres apuntes literarios y algo más - Anuario de letras - Publicación de Avatares letras, Escuela de escritura - Comunicate: 011 15 40752370- centroavatares@yahoo.com.ar