inicio avatares letras webAvatares letras - Anuario de apuntes literarios y algo másstaffnumeros anteriores de Avatares letraslinks relacionadoscorreo lectores Avatares letras

 

Editorial

Literatura en apuntes

Poesía

Cine

Antología

Apuntes

Libros

Arte

Teatro

Crónica

Visitanos en:

facebook

 

 

 

15

Olga Tasca

Poeta y narradora. Docente. Profesora de Música y Gimnasia.
Su obra figura en numerosas antologías en los géneros de cuento y poesía y en
diarios de letras. Los mismos han sido presentados en la feria Internacional del libro de Bs As.

...

Viento

Ondulas las aguas del río
las encrespas,
cantas y levantas
las olas del mar.

Qué voz tan llena
y sonora tienes,
te deslizas por las
copas de los árboles.

Juegas con las hojas
secas que caen en otoño,
llevándolas a pasear 
donde quieres.

Silbas por los ventanales,
y en las rendijas de
las puertas, con
sonidos ululantes.

Impulsas las nubes,
que huyen o
se juntan apiñadas,
como dispersos
rebaños de ovejas.
Cuando te enojas
te elevas como hongo
gigantesco que arrasas
 y destruyes a t u paso.

¡Oh viento!
que variadas y misteriosas
son tus acciones.

Viento - Olga Tasca

...

Huellas

Huellas que
andan en
la arena seca.

Huellas que
se profundizan
al llegar a
la orilla húmeda.

Las olas
toman altura,
rompen,
y se suavizan.

Con su cálida
… espuma.
al llegar
a la orilla
borran las huellas
que alguien creyó
que tal vez

allí quedarían.

 

Huellas - Olga Tasca

...

Fuga

Como duendes
filtrarse entre los rayos del sol.

Abrir con luz cada amanecer.
Buscar el propio camino.
Soltar los sentimientos y la risa.

Manos unidas.
Amor.
Miradas.
Unos en otros.

 Reflejos
 donde el mundo
 encuentra alegría,
 verdad, esperanza…
magia…

Tiempos de primavera
en mares y campos de espigas.

Frutos.
Tibieza.

Fuga de soledades…
Dolor, entornos sombríos,
después bajo las estrellas
…renacer.

Fuga - Olga Tasca

...

Apuntes
I

Levemente, suavemente te presiento,
con un breve pensamiento que vuelve
 y no se ve.

¿Dónde fuiste, sombra, bruma, espuma?
 ¿para siempre? ¿ya fue?

Las caricias han huido.
 El silencio responde.

 

II

Si te separas
de la almohada,
 aún tibia,
para buscarla…
solo encontrarás
una oscuridad mayor
a tu alrededor.

Ha caído la noche,
las nubes negras,
y la luz opaca,
se empeñan en evaporarla.

Pálida y sonriente
se asomará
y te buscará,
antes
que el vapor oscuro
vuelva,
a empañarla.

 

.......

14

Carmen Caschetto

Grafóloga Pública. Vive en Gral. San Martín.

...

Antagónica

Soy energía positiva y negativa,
envolviendo el envase que me transporta
Esa loca dicotomía antagónica entre lo bueno y lo malo
el yin y el yan,
lo femenino y lo masculino
conviven en mí.
Juego a dos puntas entre luces brillantes y sombras oscuras.
con esa ambivalencia que siento
en forma de lucha interna
que puja en sentidos opuestos
solo hasta cuando vuelven en el recuerdo
aquellos abrazos interminables
y, entonces
Soy lo que me decían cuando era pequeña, vos podés,
Y, soy mi pilar en la vida
y, entonces …

Yo puedo.

Antagónica - Carmen Gaschetto

 

...

Extrañamiento

Pincelo flores, mares, cielos…
¿será que vuelvo a…
nuestros momentos vividos?

Sigo esperando
tu dulce caricia
la pasión que nos envolvía
en mi mente crece la sensación de olvido

¿Acaso nunca volverás?
Partiste hacia tu viaje…
dejando todo abandonado
espero el reencuentro
¿suecderá pronto?
No lo sé…

Extrañamiento - Carmen Gaschetto

 

.......

13

Victor del Duca

Participé en diferentes antologías en las editoriales: Pórtico azul, Dunken y Ediciones del parque. Escribo en los diarios Asterión y Vuelo de papel y en el anuario Avatares. Coordiné un taller particular llamado “Simurg”, escribo desde los diez años y mi afición es tocar la guitarra. Recibí algunas distinciones y menciones en diversos concursos, pero el más importante fue el premio “Adrián Merel, estímulo a las letras”.
Mi primer libro se titula “Memorias de un ignoto anacoreta”.

...

El saldo de Eva - Soneto -

Iluminada flor, iluminada,
que habitas junto al dios de los cencerros,
dame la luz que guarda tu mirada
esa que ocultas en ancianos cerros.

Escápate ya de la braza helada,
la misma que se ubica en mis encierros.
Date por muerta filosa espada,
que en este fulgor soy quien difunde hierros.

Bebe del círculo fatal del Dante,
sube de prisa y mastícalo todo
que no quede un rincón que nos espante

aunque así sea cubierto de lodo.
Sangra por mí, siempre y a cada instante
que el saldo de Eva carece de fondo.

El saldo de Eva - Victor del Duca

...

Muerte fina - Soneto -

Jamás te vi anudada a mi pasado,
pues hoy la soldad me discrimina.
¿cómo encallar si el bote sigue anclado
en esta libertad de muerte fina?

Soy la esfera de un sueño mal alado,
un reloj que hace siglos no camina,
un azulado profético y sin hado
y una flor sin pétalos… sin espina.

Es el dolor quien incita a la muerte
en esta redondez de todo adagio,
solo sueña la piel, solo con verte

en esta brevedad que es mi presagio.
Libre corazón que afinas mi suerte
castiga a la intuición por este plagio.

 

Muerte Fina - Victor del Duca

 

...

Vivirás en mi - Soneto -

Vivirás en mí con amor de antaño
así como en ti el vasto serafín,
ascenderás peldaño por peldaño
ubicando en la cruz tu luz sin fin.

Serás diamante jamás estaño,
jamás la heroica de su confín,
serás la lectura que tanto extraño
el cielo en su rimar hoy troca, en fin.

No hay educación que sepulte escuelas
en esta rúbrica de ajena euforia
allí donde el zonda dibuja velas

tramadas por el mol de tu victoria.
Nonita ya no alcanzan las esquelas,
por siempre vivirás en mi memoria

Vivirás en mi. Victor del Duca

...

Niños de fuego - Milonga -

Perversos niños de fuego
de hirsuta virtud sagrada,
ignotos como el silencio
y audaces como la nada.

Creyeron verme vencido
en lo gris de sus entrañas,
en el jazmín ilusorio
donde tejen las arañas

su red oculta en el cielo
hecha de sangre y de lana.
Fuga el mal del cementerio
sin lunas, por la mañana.

Digo adiós a los candiles
y ruego por su esperanza,
digo adiós a los espejos
que proyecto en lontananza.

Será por eso que el llanto
al barro entre dientes labra,
sin métrica y sin estrofas
limitado a su palabra.

Perversos niños de fuego
de hirsuta virtud sagrada,
ignotos como el silencio
y audaces como la nada.

Niños de fuego - Victor del Duca

.......

12

Marisol Aulicino:

Poeta y escritora, nacida en la Ciudad de Buenos Aires. Estudió la carrera de Formación del Escritor y ha publicado en varias antologías del partido de San Martín y Tres de febrero. Participó en diferentes concursos de poesía obteniendo el primer y segundo lugar.
Actualmente trabaja en una escuela de educación especial. Estudia baile, música y escritura.
Desde su adolescencia comenzó a escribir poemas de amor y a fascinarle el mundo de la escritura. Le apasionan los temas que tengan que ver con el amor en todas sus expresiones. Compara a sus poesías con las mariposas, ya que poco a poco sus textos se van transformando y van extendiendo sus alas con total libertad.

...

La mujer de la máscara

¿Por qué las miradas se instalan como buitres sobre mí?
¿Acaso creen que lo que ven en verdad les da el derecho de juzgarme?
Ilusos…pues solo ven lo que quiero que vean.
Qué fácil es deslumbrarlos con esta alegría ficticia, tan fresca, tan amable.
Nadie puede saber que se oculta tras esta máscara tan poderosa y bella.
Nadie se imagina quién respira debajo de ella.
Solo dejo al descubierto mi fortaleza, mi coraje que tanta pesa.
No deseo que descubran quién soy porque mi inseguridad no asusta, aterra.
Y las llagas de mis heridas aún no cicatrizan, no cierran.
Son como escamas de dolor que cubren mi piel curtida de tristezas. 
 Mientras el potente brillo del antifaz festivo,
rebota contra mi reflejo desconocido
escondiendo la oscuridad profunda de un pasado crudo
 que me persigue por el camino.
¿Cómo aniquilar entonces esta melancolía
 que ataca cuando menos la esperas?
Si por cada sonrisa que regalo de día,
la noche me cobra cien lágrimas derrochadas a escondidas.
No quiero seguir siendo quien creen que soy,
una estatua de sal dormida.
Quiero derribar el muro y liberar a la niña que me domina.
Quiero abrir las ventanas de par en par…
aspirar el aire de la realidad y escapar de esta asfixia.
Descubrirme el rostro frente al espejo
 y rescatar del pozo a esta mujer con vida.

 

...

Eres

Eres volátil,
no puedo acercarme
porque te desintegras.
Mi amor que fluye
tan libre y con tanta fuerza,
te acorrala sin querer, te asfixia.
Soy etérea,
viajo con el viento
de aquí para allá
no pertenezco a ninguna tierra.
Soy el eco de tu carcajada,
la lágrima que retienes en tu pupila,
el rostro de tu silencio.
Eres la música
de mi batir de alas
que jamás se detiene.
Mi tempestad a veces
mi tormento.
La calma en la que
clamo tu nombre.
Eres la sombra
que emerge frente a mi
y luego desaparece.

...

Ficticio

No existes…
eres una mera creación de mi mente,
para rellenar mis huecos de soledad.
Eres mi más real personaje
por eso no hueles, no hablas
no me sientes.
Ahora entiendo tus ojos vacíos
tu risa sin eco, sin sonido.
Tus expresiones acartonadas.
Tus emociones embalsamadas.
Tu imagen en blanco y negro.
No eres real.
Solo eres el hilo conductor,
que intenta dar sentido
a mi historia sin final.
Lo que da vida a mi voz narrativa
cuando imagino, cuando escribo.

 

...

…Su boca

Todo en él me encantaba
sus ojos, turmalinas negras,
trasmutaban mi mirada
a veces tan perdida
en un pasado que me ataba;
que no se desvanecía
ni con pociones
ni con palabras mágicas.
Su voz me hipnotizaba,
me transportaba deprisa
haciéndome cruzar el portal
de mi oscura realidad.
Pero su boca…su boca…
afrodisíaco elixir de juventud
me convertía por completo
en una alquimista del amor.

 

.......

11

Silvia Santilli:

Poeta y narradora. Actriz. Nació en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires. Reside en el partido de Tres de Febrero. Profesora de Filosofía y Pedagogía.  Publicó su libro Pinceladas para el alma, en 2013.

...

Jugando con la letra A

Anoche:
aprendí aceptar ausencias, acariciar al alma adormecida,
aprisionar años,
andar al alba, arrullar al amor ardiente, atreverse al adiós,
arrancar amarguras, atravesar aquel arco amarillo,
atesorar amigos, arrebatar aromas, abrazar alegrías.
Anoche:
Aprendí a amar amando.

...

Jugando con la letra C

Corazón compasivo, caminé contigo,
cubriendo con colores cabellos, coronas, cielos.
curando caricias, consolando caídas,
combatiendo   crueldades, callaste con calma.
Canta corazón caliente.
Camina conmigo.

 

...

Payaso

La playa y el sol sobre la arena son testigos de tus piruetas,
de las sonrisas de los niños, de la pasión de tus versos,
de tu cara pintada de estrellas.
¿Qué esconde ese corazón azul que cubre tu traje?
¿Qué oculta tu mirada?
La que se pierde en los senderos ocultos del  alma.
¿Un amor que no florece?
Te pintaste la cara con crema y barniz,
hiciste piruetas para hacer reír.
Y con tu nariz en la mano fuiste feliz.
Una llama voraz se llevó tu caudal de ilusiones y desvelos.
¿Tal vez era esta, tu ansiada meta: olvidar la estrella de la mala suerte?
 Y si bien elegiste esa penosa muerte, tuviste la riqueza mayor de ser poeta.

 

...

¿Quién soy? (Relato poético)

 Soy un provocador de emociones, de sensaciones y especialmente de risa. Un niño que no tiene tabúes, que disfruta con lo lúdico y que busca ser amado, creyendo que así me aceptarán y amarán más.
Mi tarea no se aprende, está dentro de cada uno de nosotros, es tan solo cuestión de dejar salir, de desaprender lo aprendido, desprendernos de las murallas que hemos edificado para protegernos, derrumbar las máscaras que nos hemos ido poniendo con los años y dejar aflorar al niño que todos llevamos dentro, creando un círculo mágico en medio de la selva de hormigón y abrir la puerta a lo ridículo y la locura. Mi mirada es un espejo a través del cual veo mi interior. Mi risa los inmuniza y oxigena contra la depresión y la angustia regalando felicidad.
Hoy abro mi corazón a la risa, y ustedes jugarán conmigo.

 

.......

 

10

Patricia Moltedo:

Tal vez fue la Storni o la uruguaya Idea Vilarino, o Levene que me llevaron a pensar que yo podía. O fue la colección Robin Hood, pacientemente juntada, moneda a moneda durante un mes que me daba para un libro. O fue Hollywood con sus historias o Verne con su imaginación y sus ansias de ir más allá. Todos me dijeron tú puedes. Mi madre, las maestras y mi tesón Ilusa yo, como siempre creo que puedo…Escribir.

...

Cercano

Sensorial sentimiento
astuto y cercano
no admite el fraude,
¿reina el error?
No.
La memoria
no lo permite
más allá de
las vestimentas y
las mutaciones
el silencio reclama pureza
en la sinceridad de la lluvia

...

Nido

Volaba él
bajito
de pronto
¡Nada!
Su cuerpo y su alma repartidos.
Acomodó ella
el nido nerviosa.
Sola picoteó.
Soplaba gélido.
La lágrima
en la paloma
que nadie vio
regó la angustia.

 

 

...

 

Desnudez

El sol
no es suficiente.
El hielo
endurece
el corazón.
Las nubes
van y vienen
como el pensamiento.
Desnudez veraz
vacía de ilusiones
me tiro al lago
mientras vigilante
la llovizna
me llena.

 

 

.......

 

 

9

Eliana Roger:

Eliana Roiger, es argentina  
Lic en Psicología, Coaching en Neuropedagogía aplicada.
Profesora de Dibujo y Pintura. Artista Plástica y Poeta.
Instructora Docente del Gobierno de la Ciudad, Ministerio de Educación y Trabajo.
Esteticista personal.

 

...

A mi Buenos Aires con fervor

Atesora en su contorno,
la inmensidad de un río
salpicando su rostro de mujer desenfadada,
mientras su ropaje esconde
puñados de tristezas ahogadas.

Un universo verdoso
abraza su singular cintura,
conquistando su mirada altiva
que encierra el sol en sus ojos
disimulando su realidad, enceguecida.

Amaneceres bulliciosos
de agitadas caminatas
se expanden como relámpagos en el cielo,
hilvanando las horas
que transcurren como en cápsulas de hielo.

Se escabullen a sus lados
callejones sin salida
de grises empedrados sinuosos,
que ocultan en sus rincones
miles de secretos y llantos silenciosos.

Aromas diversos acompañan
el asomar de la tarde,
cuando una lluvia de flores
riega ansiados caminos de regreso
o cubre con su manto, el despertar de nuevos amores.

Asientos solitarios emergen en las plazas
cuando al caer la noche
tiemblan y se opacan las estrellas,
al alumbrar sus sombras con farolas
y haces de luz resplandecen en sus calles bellas.

Bandoneones, bocinas y cantos,
curiosos, adivinos y danzas,
pueblan sus esquinas de personajes multicolores
que transitan sus sueños
creyéndose poetas, dueños de la verdad o cantautores.

Tu historia de inmigrantes me dio vida
y con “fervor” te escribo
Mi Buenos Aires querido,
cautivante, pasional, nostálgico...
aunque muera mi sangre, no caerás en mi olvido.

 

...

Ecos y Puentes

Voces con profunda historia,
reflejos de sonrisas pasadas,
metamorfosis de horas gastadas
sosteniendo la vida con su magia.

Vibración de suaves melodías,
ritmo de miradas inquietas,
sucesión continua de siluetas
que amalgaman anocheceres y nuevos días.

Caleidoscopio de imágenes sutiles,
prisma iridiscente de ideas,
espejo de almas etéreas
latiendo en las pieles sensibles.

Fontana cristalina de emociones,
bitácora de tiempos sin rumbo,
cuerpos inertes que dan tumbos,
áureas vitales que acercan dimensiones.

Realidades escritas en un puente,
vivencias que despliega el viento,
sonidos que unen pensamientos,
eco de verdades y sueños persistentes.

.......

 

8

Julia Mansi... Soy Julia Mansi, escribo poesías y cuentos. He publicado en libros y revistas. Sigo cursando con Marta Mutti. Fui seleccionada con poesías por la editorial Dunken. Mi primer libro SOBRE UNA ROCA DE AMOR, (2015) en memoria de un gran amor. Artista plástica y una abuela feliz de cinco nietos.

 

Cautivo y solo

Me quebré
estoy apagado y sin ruido
miro esta luna de enamorados.
La noche me traga y no puede
levanto mi mano en tu ayuda.

Encender tanto fuego
hoguera apagada...en cenizas.
Chispa no hay que arda
huella que la piel delate
apagado amor...estás.
Volaste.

Tanta profundidad vacía
no hay mar que alcance
a calmar esta sed
insaciable de quererte.

Sombra, mi compañera
poca cosa soy.
Ya no me encuentras
lejano estoy.
Me absorbe
 el desafío de salvarme
y me arrastra más.

...

 

Muerte al inocente

Desolado, atado y sin fuerza
lucho por la libertad de mi pueblo
me llevan verdugos a torturas
con armas crujiendo muerte
muerte a un inocente rebelde
con una mujer pronto a parir.

Quieren apoderarse de mí
acallar sentimientos innatos
lacerado con cortantes puntas
mis heridas gritan, son cobardes
no tienen agallas de defender
un trono con palabras valientes.

No pueden, resisto por ellos
por una causa justa y sublime.
Estoy atado de pies y manos
caballos tiran de mí, abusan
del cuerpo mi alma intacta grita:
No saben lo que hacen.

Resisto, amo mis raíces,
gota a gota desangro sueños
mezcla de deseo y polvo levantado
por la furia de los animales
siembro con amor la anhelada
libertad y muero por ella.

Mi última gota de aliento
 Murmura:
Atestigua como mis enemigos
derraman mi sangre.
Mil partículas de mí se esparcen
llevan sed de justicia.

 

Poema histórico, Túpac Amaru, último inca de Vilcabamba, Perú, ferviente luchador de la libertad en manos de los españoles, es sometido y ultrajado para que todos supieran que con su muerte se terminaba toda resistencia.
Las palabras plasman su último momento de vida y el de su esposa.

 

...

Copla
Al amor quebrado

Cierro los ojos y veo
caminar en mí caricias
que delatan
el osado sentimiento
del efímero momento
que no es nuestro.

La mañana que contemplas
besa tu cálida boca,
ven a mí,
detrás de los nubarrones
la lluvia cala mis huesos,
amor quiéreme.

Rasgada la noche acecha
al quemado corazón
aún vivo
brota de su pecho tibio
horas de oculto amor
y recuerda.

Las ruinas de desencanto
rasguñan y debilitan
la pasión,
besa los fríos labios
de silencios compartidos
y el adiós.

Nada conmueve esa piedra
pegada a tu corazón
siempre callas.
Estar en penumbra y verte
sola con este amor
siempre ausente.

...

Partículas de amor

Con mis pies en tus huellas
es fácil el caminar
amortiguas mis pisadas
espinas la penetran, la lastiman
golpeadas de piedras por patear.

Mi andar solo
en desiertos sin oasis
estoy sediento de caricias
de piel, por amar.

Mi vida abatida, vacía
derrumbada por galernas de dolor.
Un peregrinar moldeado
favorece al corazón desgarrado
mas necesita de una pasión.            

Seguir aferrado a tus pasos
es llegar a campos sin flor
me despliego en alas
sin rumbos fijos.
 
Quizás la suerte me acompaña.
y en tus brazos muera
al sentir el calor de tu beso
el prohibido, el causante, el mortal.

Me desintegro en mil partículas
vuelan, se esparcen, llevan
un latido único,
un amor.

 

 

.......

7

Vilma Tuli: Poeta…deshila la vida, sigue sus vaivenes, y los lleva al papel…

...

Memorias

Estoy en un bar clásico
melancólico, antiguo
bebiendo un café.
Llueve intensamente
con sus caprichosos vientos
otoñales.
Detengo mi mirada
a través del vidrio
las gotas se rompen
en telarañas infinitas
que hipnotizan mis pensamientos
y toman un giro inesperado
en mi mente aletargada.
Profundos recuerdos golpean
en mi pecho,
emociones confusas
de momentos truncados
y éxtasis infinitos
…algo me llama
levanto mi mirada
veo el arco iris
sus colores brillantes
mueven todo mi ser
y me doy cuenta
…todavía
hay esperanza.

 

Memorias - Vilma Tuli

...

Soy yo

¿Eres tú Amor?
 ¿Te conozco?
Una vez te encontré
y te perdí
a veces me encontraste
pero me engañaste
con sutilezas.
Eres dulce y amargo
eres apasionado y cruel
eres ¿sentimiento o ilusión?
Te presentas de muchas formas
me das tu mano
me abres tus puertas
quieres que entre 
me envuelves
me levantas
me acunas
me llevas a un éxtasis infinito
en ese momento te presentas 
Te conozco…
 …me dices soy yo, 
El amor.

...

 

 

¿Miedo quién eres?

Me acechas.
Me confundes.
Eres el fantasma que
me desvelas en mis sueños.
Me tocas y me dejas
desnuda y perpleja.
Eres el maestro perfecto
de la duda
que al hombre dejas
en un limbo sólo y a oscuras.

...

 

 

Danza

Tu musa encantadora
aturdes mis sentidos
juegas en mi mente
y susurras en mis oídos.
Das luz a mi alma
y, en ella vivo.
Danzas en mi entorno
con tus gazas de fino hilo
¡Oh! musa inspiradora
dame la esperanza de poder
escribir con mi pluma
los versos que me cantas
en mis momentos de hastío.

Has llegado

Te busqué Amor
y te encontré
padecí y resurgí
eres el néctar
de un alma vacía
eres la canción
que reaviva mis sentidos
eres la caricia que
me levanta cada día
eres la dulzura que toca
a mis labios
eres la mirada que
desnuda mi alma
eres la pasión que
arrebata mi corazón.
Sí Amor, has llegado
para quedarte
y devolverme la ilusión.
de mi  alma  mortal  que te  vida.

 

.......

6

Graciela Busto, Es docente y escritora. Vive en San Martín, (Bs. As). Realizó publicaciones en antologías, periódicos, compilados, revistas. Cursó en el Centro de Narrativa Avatares Letras para perfeccionamiento literario. Es autora del libro para niños primeros lectores “Ronda de Poesías”. Actualmente participa de seminarios de especialización en registros narrativos.

 

Encuentro

La noche nos cubre.
Tus ojos hechizan el camino.
Debo escuchar la voz,
el misterio oculta mis sentidos.
Mágico encuentro.
Aléjate me grita el tino
Mientras tus brazos como alas danzan
se elevan con notas adormecidas
de una flauta mágica que es conjuro.
 Mi cuerpo queda inmóvil,
 y a la deriva voy en la oscuridad
mientras esperas la presencia.

...

Cuarenta y cuatro

Hijos del mar vagan.
los llevan asidos.
contestan con bramidos.
Las aguas inquietas en la inmensidad.
mecen el barco en complicidad.

Un sin fin de días
persiguen sin calma.
Todo es desvarío
sólo el mar los guarda.

Se encuentran callados.
El mar los retiene.
No escuchan pedidos,
los amos dormidos.

No importan sus nombres,
con gran valor
toman posesión.
No quieren el perdón.

La mano del tiempo inmortalizó.
La Patria ha ganado
cuarenta y cuatro vidas
con gran vocación.
Los guarde allí Dios.

...

El hada Alelí

Soy el hada Alelí.
Guardo todo para mí.
Si dejan un juguete tirado.
Seguro será llevado.

Vivo en un país soñado.
Guardo lo que dejan olvidado.
Si todo está en su lugar,
No lo guardo, ya verán.

Tengo muñecas con flores.
Muchos osos trepadores.
aviones hermosos volando.
Ya lo ven, los fui guardando.

Si ya quieren conocerme.
Guarden todo en su lugar.
que mañana pasaré,
Y un gran premio les daré.

Soy el hada Alelí.
Guardo todo   para mí.
Si dejan juguetes guardados.
Serán niños ordenados.

 

.......

5

Carmen Florentín Cabrera: Alguien que escribe lo que su boca no puede decir.
Cuentista y poeta. Sus obras integran antologías junto a destacados escritores. Guionista.

 

 

Tristeza

La tristeza no es la misma
que cuando teníamos veinte años.
Esa venía con una luz
que al final del túnel se veía.
La tristeza de ahora
carga con los recuerdos felices y añorados
y los recuerdos tristes añejados.
Ahora la melancolía y la nostalgia
se posan en un rincón del alma.
Es por eso que la risa y la alegría
tienen menos espacios cada día.
Porque ellas nunca fueron invasivas.

...

Raíces

!Allá! en mis raíces
no se conoce el miedo.
Porque por mirar una flor de Irupé
una serpiente te puede picar.
Pero tu mente solo recuerde su color y aroma
y no lo que duele.
!Allá! en mis raíces
no se conoce el hambre.
Porque la selva da los frutos suficientes
solo se necesita coraje para tomarlos.
Porque nada es gratis en esta vida todo tiene un costo.
!Allá! en mis raíces
se celebra el Amor.
Sin miedos ni tapujos.
No son cautos ni calculadores.
Solo aman...
Solo les importa comenzar...
Porque quien sabe el final...

 

.......

4

María Graciela Jaime Irusta: Licenciada en bibliotecología. Traductora de inglés. Miembro de Sade ,3 de febrero.

 

¡Que no quiero verla!dile a la luna que venga, que no quiero ver la sangre de Ignacio sobre la arena…
F. García Lorca. — Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías

 

Rosas en el ruedo

¡Doce rosas rojas
tiñen la arena del ruedo!
Silencio
toro y torero yacen
perfume en los cuerpos quietos
silencio
callaron los gritos
enmudecieron las castañuelas
abanicos cerrados enlutaron la tarde
una corona de rosas para el torero muerto
ríos de sangre siguen al toro en su camino
quizás
la arena llore huellas de pezuñas quebradas
la niña sin perder su donaire
arroja una rosa blanca, sólo una,
sobre la bestia tendida.

 

...

 

porque es preciso que no estemos tan solos, que nos demos un pétalo,
aunque sea un pastito, una pelusa…

Julio Cortázar / Algunos pameos y otros prosemas

 

Ciudad a solas

El día vuelve a empujar su estrella calcinada.
Las veredas cantan sudores impiadosos,
puertas herméticas   siestas babeantes
un cartonero tira los hilos de la ciudad.
gesto fatigado, ojos huecos.
todas las manos están en un hondo espejo
donde la lluvia enterró deberes de Probeta
el ocaso
niño sonámbulo de la tarde
recoge máscaras invisibles
la nuestra sin tiempo ni medida
nos grita la verdad
con alguna que otra mueca de olvido.
Ese hombre
sombra gris de la vida
obsesión de basura y estrella
junta dádivas que el destino tira
ardida de sobras la tarde se adormece
sobre zancos de humo
el porvenir espejismo resignado
nos aguarda cubierto de niebla
en una danza única de amor y zozobra.

Ciudad a solas

 

.......

 

3

Mariela Piñeiro. Hija única, criada en la disconformidad de un colegio de mujeres y religioso. Gracias a la neurosis que todo eso genero hoy soy psicoanalista y atea, pero espiritual.
Posgrado en salud social y comunitaria. Concurrencia en el hospital Eva Perón. Trabajo actual en Dirección de Niñez de Morón, en vulneración de derechos. También clínica en consultorio particular. Cursando posgrado de clínica psicoanalítica del hospital Alvear.
Escribo lo que no soy. Escribo la carcajada que me suscita el desparpajo discursivo de mi padre en batallosa confrontación con la suntuosidad clasista que me dejó desnuda y paria

I

Como quien toma por primera vez un libro para que se le añejen las manos. En un intento analfabeto, la impostura de mis ojos para develarlo, languideciendo mordaz mi hambre para apresarlo, rozando la imposibilidad de la muerte, esta poesía.

II

Sabía que iba a perderlo, por eso lo empecé a querer.
Me amordaza para que no se note cuando me descuartice las entrañas.
Y mi suspiro escapa;
plácido se deja moldear por los silenciosos restos de improntas que acumulé de la gente.
Las repaso para no ser yo. Pero una quemazón prófuga me devuelve al tedio consciente y perplejo.
Y lo odio. Odio el anonimato que dejan sus huellas porque queda desolado mi paso yuxtapuesto.
Agilidad que indulgente se exhibe espejada a la luz, crujidos abismales en mi piel,
 esfuerzo atroz para morir en el sueño y resucitar luego,
porfiada creo que hay algo en medio, mesurado, idiota, feliz.

III

Demoliciones de mí, aletargadas sobre las llagas de las sábanas,
despiertan embotadas para adentrarse en la banalidad diaria.
Me arranco desprolija y torpe del dominio embriagador, impúdico,
asfixiado, cada vez que me descubre, siempre distraída y abrumada.
Puedo imaginar un cuento y variados modos de relato bien definidos y comprensibles.
Pero es trivialidad, y entre esas determinadas y cabales palabras,
encuentro perdidas unas pocas recónditas e imprecisas que me transforman,
y al imantarlas al papel, y cuando aquellas otras fulgurantes se destrozan, soy.
Soy en esa palabra anclada, y un poco más allá de ella.
Mi voz identitaria detrás del tono que exige la lengua, mi cuerpo desobediente y extraño,
los declives despreciables de mi cara,
mis asimetrías notorias, las grietas errantes de mis uñas impersonales,
cada espacio que abandono. ¿Dónde soy?
Me hago en una declamación imposible de decir.

IV

Gota… Gotas… Insisto en ver Lo Uno. Pero creo que no es una que revive en su eco,
son varias distintas… que se golpean hasta matarse en el fondo de la bacha de la cocina.
Y resuenan seductoras pretendiendo inducir al suicidio a los contados objetos de este ambiente pobre.
Otra gota más que me devasta.
Una bocanada de aire denso se infiltra a despabilar las partículas agonizantes que me sostienen
y a ostentar la avidez que afuera se remonta.
Otra más, un quejido destronado es velado a mis pies,
la muerte pegada a mis huesos empieza a masticar mi deseo.
Los estruendos burlescos de muebles y artefactos azotan mi carne blanda denotando la poca vida que insiste infructuosa en quedarse.
Abúlica miro hacia otro lado, antes de que me capture la inminencia de alguna reflexión que me haga vacilar.
Me adentro concisa en ese ángulo empolvado al que nunca le llegó una barrida.

 

.......

2

Nechi Dorado: Nació en Dock Sud, Buenos Aires, Argentina.
Periodista –prensa alternativa-, escritora, y aunque haga intentos poéticos sabe muy bien que no llega a ser poeta… Colaboradora en las ediciones literarias de Argenpress Cultural, Arena y Cal, Revista Literarte -declarada de Interés Nacional por la Secretaría de Cultura Presidencia de la Nación-, Gaceta Virtual, Revista Narrativas, Calameo – Biblioteca de las Grandes Naciones-, Rif Literaria, Isla Bahía, Avatares Centro de Narrativa y Poesía, Del Tuyú Noticias, El Turista (Santa Teresita). Secretaria de redacción de Argenpress. Autora del libro de cuentos y relatos: Destapando el silencio, 2010. y del libro de relatos Consustanciadxs, con dibujos de la artista visual argentina Beatriz Palmieri. 2017.

 

A mi niña, Paloma

Apenas te imagino, niña Paloma.
Niña a la que no pude mecer su cuna,
ni descifrar sus desvelos o besar su frente,
iluminarme con su sonrisa de oro y sus destellos.
¡Niña Paloma!
Quisiera ser el viento a favor que alce tu vuelo,
la nube que te cubra si te asalta el miedo,
la estrella que detenga el filo que te hiera
la palabra concisa, que devele un misterio.

Enroscarme en el aire, si sopla a contramano
queriendo convocarte hacia la oscuridad,
hacia el lamento.
Quisiera ser tu manantial y tu desierto,
la levadura de tu pan, la vianda de tu aliento.
El brillo de tu luna, tu error, tu acierto.

Si un día tuvieras hambre de palabras
quisiera romper la huelga, llenar la ausencia,
tapando cada agujero de tu alma.
Encordelar el potro de todas tus tristezas
para que nada te arrastre, hacia la mansedumbre,
ni al despecho.
Quisiera volverme olivo, senda de caramelo,
almíbar de tu voz, brisa de lluvia
guía de tu paso firme, al rozar tu suelo.

Mi niña Paloma, crece, agita tu vuelo
que mis latidos te siguen hasta en la ausencia.
¡Enciéndanse tus soles, dancen luceros
cuando tus alas vuelen libres, hacia el tiempo!
Tal vez, entonces, ya pueda conocerte…

...

Lágrimas

Llora la noche en silencio, no entiende que está pasando
salpicada de rocío recorre los pastizales
que la saludan sonrientes
sin ver que ella va llorando.
¿Por qué llorará la noche?
No llegan a preguntarse.
Llora la madre en silencio, con su pequeño en los brazos,
con la panza llena de hambre recorre la calle, el barrio
que la saluda, sonriente
sin ver que ella va llorando.
¿Por qué llorará la madre?
No llegan a preguntarse.
Llora la anciana recuerdos de ayeres que la dejaron
con tanta tristeza a cuestas que tiene doblada la espalda.
La gente la saludaba,
sin ver que ella iba llorando.
¿Por qué llorará la anciana?
No llegan a preguntarse.

Riendo va la indiferencia con sus cabellos al viento,
contagia su risa loca, a todos los va tocando,
y el barrio se echó a reír
también, con risa alocada.
¿Por qué ríe la indiferencia?
No llegan a preguntarse.
La noche siguió llorando, con la madre y con la anciana.

...

Ay Palestina!!

Pobre el poeta que no llega a condolerse,
ni levanta su voz frente al espanto
de la muerte,
¿puede un artista refugiarse en el mutismo
sin convertirse en una burda caricatura del ausente?
¿Cuál es la zona fronteriza que separa
al cómplice brutal
del indolente?

 

........

 

Mestizaje Siglo XX  & Siglo XXI

 

.......

1

Mi nombre es Mayra Mazzuchin, soy de Capital Federal, tengo 31 años y un hijo de 3. Escribo lo que siento, pienso o me traslado al otro y escribo lo que creo que puede llegar a pasarle. Trabajo en una empresa familiar, área contable desde los18 años. La poesía surge solo cuando el alma lo pide y lo que sale de ella. Llevo escritas alrededor de 100 poesías.  

...

 

LOCA

Dígale loca si quiere
ella bien sabe que busca
algo casi imposible
que rompa sus paredes.

No le vaya con grises,
si quiere su corazón
llénela de colores
que anulen la razón.

Con ella es a todo o nada
es intensidad clara
quémese con su fuego,
más no con su hielo.

Su intuición es su arma
en el mundo de hoy,
que tanto juegan las palabras
y no los actos de amor.

Sabe cuándo marcharse
no le dé oportunidad,
si tiene que alejarse,
ella nunca va a dudar.

Necesita solo de verdad
la única forma de entrar
es saber que puede confiar
y que la cuidarán en la tempestad.

Sabe que encontrará en su locura
al alma que la siga
que la mire y le diga
un placer contar contigo en esta vida.

 

...

 

 

LLUVIA

Lluvia duerme conmigo
acaricia mi alma
roza mi espalda
llévame a la calma.

Lluvia eres tan bella
me erizas la piel
cuando escucho tu esencia
a través de la pared.

Lluvia acompáñame,
moja mi cuerpo
despéiname el cabello
hazte dueña de mis sentimientos.

Dulce estado del tiempo
hermosa inspiración,
te vuelves hacia mí
para hacerme sonreír.

Amo tu llegada,
más no tu partida,
quédate esta madrugada
mi corazón te necesita.

 

 

marta rosa mutti

perfil Marta Rosa Mutti

Avatares - Centro de narrativa y poesia

cursos y seminarios - apasionarte

libros - Marta Rosa Mutti

Asterion letrario

vuelo de papel

novedades Avatares

textos y contextos - Avatares letras

serviletras

contacto-avatares

 

avatAres apuntes literarios y algo más - Anuario de letras - Publicación de Avatares letras, Escuela de escritura - Comunicate: 011 15 40752370 - centroavatares@yahoo.com.ar